Carta de amor a Buenos Aires

 

 

Y un día regresó Hugo Santiago a Buenos Aires. Pero esta vez su plan no es invadirla… Su plan es conquistarla, seducirla, enamorarse de y con ella. Así arribamos a El cielo del Centauro.

Un francés pisa Buenos Aires por primera vez, con la misma precariedad con la que el realizador habrá pisado por vez primera París. Sus ojos perdidos transmiten desolación, pero también expectativa. Se enamora de la ciudad buscando un amor más grande.

Hugo Santiago retorna a Buenos Aires y rememora aquellos barrios típicos que lo criaron, que le dieron sus primeras experiencias de vida, y la búsqueda de una persona se convierte en la búsqueda del propio pasado del realizador, la búsqueda de una ciudad fantasma que se ha transformado para todos, con excepción del propio creador.

En su dejo de nostalgia, Santiago atraviesa melancólicamente una ciudad en donde conviven culturas, inmigrantes, costumbres diversas, buscando una identidad.

Un entretejido que toma forma a medida que este francesito perdido va llegando a su meta. La tecnología no infiere en el micromundo de Santiago. Los pequeños detalles construyen la postal de una ciudad en movimiento constante.

Gracias al aporte narrativo de Mariano Llinás, Hugo Santiago, aquel revolucionario cineasta que junto a Borges y Bioy Casares, nos presentó Aquilea, en la mítica Invasión -1969- hace un regreso con gloria a tierras que ya no son foráneas, tierras que conoce hasta el mínimo detalle. Desde los típicos barrios porteños hasta cada adoquín de San Telmo.

Una hermosa aventura, imperdible, eterna.

JU 5, 20.40, AMB 2
VI 6, 16.20, AMB 2
SA 7, 15.20, AMB 2

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival