«El pasado como escenario de reflexión sobre el presente»

 

A mediados de los años cuarenta, el régimen franquista organizó una expedición a Guinea Ecuatorial.. El documentalista Manuel Hernández Sanjuán viajó a esta colonia española con el equipo de Hermic Films, su productora. Un día vi 10.000 elefantes narra desde el presente esa historia. No sólo por los recursos técnicos utilizados para tratar el material de archivo, sino también por la persona que conduce el relato: un nativo servidor de Hernández Sanjuán por aquellos años.

Con buen ritmo y gran despliegue técnico, la película presenta un gran abanico de recursos que logran atrapar al espectador en el relato. Alex Guimerà y Juan Pajares nos cuentan los pormenores de una obra que habla del choque de dos culturas, sus causas y sus secuelas.

La película está basada en una novela inédita, ¿cómo llegó hasta ustedes "Los elefantes en la luna"?

Alex: Conocí a Pere Ortín, el guionista de la película, porque era compañero de trabajo de mi padre. Recuerdo que yo estaba terminando de estudiar y él ya me contó de estas imágenes de archivo y también de la historia de Manuel Hernández Sanjuán. Fue entonces, por el 2005, cuando Pere me propuso trabajar con él para realizar unos cortometrajes documentales con los materiales de archivo, que serían el complemento a un ensayo y libro de fotografías editado por su propia productora WAHF y la editorial Altair. Fue la primera toma de contacto con los fascinantes materiales fotográficos y de cine de Sanjuán

Juan: La novela inédita Los elefantes en la Luna, en la que se basa el guión de la película, fue un encargo. Juan Tomás Ávila Laurel, el escritor, conocía los materiales de la expedición que entre 1944 y 1946 recorrió su país natal, Guinea Ecuatorial. También conocía las entrevistas a Hernández Sanjuán, director de aquella expedición.

Una de las cosas que más me interesaban de este collage audiovisual, era conseguir que el espectador no estuviera pendiente de si era fotografía, animación, cine archivo o vídeo digital 

 

 

¿Cómo surgió la idea de llevarla al cine?

Juan: Hace más de 16 años, Pere Ortín, realizando un reportaje en Guinea Ecuatorial, la existencia de unas películas documentales que se habían rodado en los años 40 en aquel país. Empezó una investigación que le llevó a conocer y entrevistar a Manuel Hernández Sanjuán , director de Hermic Films, la productora responsable de aquellas películas. Con este documental hemos querido rendir homenaje a la desconocida figura de Hernández Sanjúan, a su equipo y al único país africano donde se habla español.

El epígrafe de la película es "Una novela histórica hecha cómic que parece un documental de dibujos animados", y se ve un gran abanico de recursos técnicos utilizados. ¿Por qué eligieron este camino para contar esta historia?

Alex: De los muchos enfoques posibles que nos planteamos a la hora de encarar un proyecto como este, escogimos el más audiovisual. "Un día vi 10.000 elefantes” es una película documental sobre fotografías, películas y los hombres que las hicieron, sus vivencias, sus experiencias… La animación nos ha permitido recrear situaciones que no hubiéramos podido tener, ya que, aunque el material de archivo de Sanjuán es muy amplio, estos fueron creados con intenciones propagandísticas. Así, la ilustración, las fotografías, el cine de archivo o las animaciones "stop motion” del presente nos han permitido ir más allá de la representación convencional que se suele hacer con las imágenes del pasado

Juan: Mezclamos el documental histórico y la animación para crear un universo narrativo propio, que utiliza el pasado como escenario de reflexión sobre el presente.

A través del testimonio de Angono Mba (Sergi Davies) se dice que "la colonización fue un parto muy doloroso". ¿Qué dimensión cobra la película en estos tiempos donde las secuelas de la colonización se padecen fuertemente?

Alex: Y Angono prosigue diciendo: "Y por eso su fruto debería ser muy apreciado, porque dio mucho trabajo. El dolor por la llegada de los blancos, es muy grande como para que no queramos ahora al hijo que nació de ella”.

Juan: Si realmente conseguimos plantear un escenario de reflexión sobre el pasado, será un motivo enorme para sentirnos satisfechos.

Es un gran honor hacer el estreno internacional de la película en un festival tan importante como Mar del Plata 

 

¿Qué expectativas tienen con la presentación en la 30°Edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata?

Alex: Es un orgullo que Un día vi 10.000 elefantes esté presente en esta edición del Festival Internacional de Cine de Mar de Plata, así que no podemos pedir más, estamos muy satisfechos. De alguna manera es un reconocimiento a Manuel Hernández y a su equipo de Hérmic Films, a toda la gente que ha trabajado muy duro en este proyecto, a la gente que nos ha apoyado, a nuestras familias, a nuestros amigos y a Carlos Hernández Sanjuán y a su familia por confiar en nosotros.

Juan: Es un gran honor hacer el estreno internacional de la película en un festival tan importante como Mar del Plata, con eso, sinceramente, ya es mucho más de lo que pudiéramos haber imaginado. Pero ya que vamos… Será increíble escuchar que opina el público argentino sobre un tema que, aunque muy de lejos, algo tiene que ver con la relación de España y América.

MA 3 17.40, PAS 1
MI 4 15.00, PAS 1
JU 5 17.40, PAS 1

Cristian Cimminelli

 

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival