“Hacer es el motor para salir a filmar, no el producto en sí mismo”

 

El nuevo documental de Valentín Javier Diment, El sistema Gorevision (cine, micropolítica y rock and roll), registra el proceso creativo y rodaje de la productora Gorevision, liderada por Germán Magariños, que se dedica a la producción de películas de género clase B con muy bajo presupuesto. Con más de 20 largometrajes, Magariños y equipo salen a divertirse y experimentar, mientras Diment se acerca a su cotidianeidad, abriéndole al público la puerta hacia un micromundo singular, inédito, desenfrenado, recargado de ideas y provocación.

"Los conozco a través de Nicanor Loreti”, recuerda Diment. "Me llamó la atención la inteligencia y sensibilidad de los Gore, pude ver las capas que hay tras la imagen que presentan con sus películas. Eso mismo es lo que me hizo pensar que podría salir un buen documental. Divertido, humano e inteligente”.

¿Qué se puede aprender sobre el mecanismo de producción y distribución que tiene Gorevision para poder aplicar a cualquier película?

Divertirse filmando, por ejemplo. Pero en el documental se puede ver que también hay tensiones, momentos de desacuerdo. Tras ese aparente desinterés, hay un cierto compromiso con la película que filman. Por otro lado, algo que dice Vic Cicuta: "Hacer es el motor, no el producto en sí”. Es decir, arreglan juntarse a filmar, al margen de qué van a filmar. Son características que los definen, y son muy interesantes para confrontar acerca del por qué se filma, para qué y cómo.

"El planteo que importa es la provocación -penes, tripas, bizarreadas y esperpento- y va más allá del relato. Lo que hacen ellos, no lo sabría hacer yo”. 

Dimentse define opuesto -cinematográficamente hablando- a los Gorevision y de ahí comenzó el interés por retratarlos. 

"Me importa mucho el qué filmo. Sin el compromiso con el relato, o con la idea de la película que estoy haciendo, no podría ni sostener las salidas a rodar, los momentos de zozobra, el despliegue de energía. Lo que hacen ellos me interesa, me divierte, me hace pensar, pero no me identifica”, admite el realizador de La memoria del muerto. "Porque además, el planteo que importa es la provocación -penes, tripas, bizarreadas y esperpento- y va más allá del relato. Lo que hacen ellos, no lo sabría hacer yo. Me divierte también el gore y la provocación, pero inscriptos en una historia que pretendo sólida e interesante, con reflexión y multiplicidad de lecturas”. 

¿Cómo sería una película de Diment filmada para Gorevision?

Diría que sería muy mala, porque parte de lo bueno que tiene Gorevision es una espontaneidad que yo, más pretencioso y enroscado, no sabría emular sin perder el interés por lo que hago. Igual los niveles de compromiso y de reflexión de Magariños y su troupe crecen,  se mueven, creo que hay Gorevision para rato, y que el lenguaje pasará por distintas instancias. Son gente muy pensante, inquietos, y van incorporando, después de tantos rodajes, elementos renovadores, cosas que van a ayudar a evitar un estancamiento. Lo que es indiscutible es que tienen una visión propia y real. Lo que desde otros puntos de vista puede parecer desinterés o  vagancia, ellos lo convierten en lenguaje, intuitiva e inteligentemente.

 "Lo que desde otros puntos de vista puede parecer desinterés o  vagancia, ellos lo convierten en lenguaje, intuitiva e inteligentemente”.

El documental es informal y su estilo se adapta un poco al modo de producción que tiene Gorevision, ¿como conseguís generar la empatía con los personajes para generar esa informalidad?

Nos conocemos bastante con los chicos. Compartimos salidas y bebidas, y al principio el acuerdo era perfecto, pero después fueron surgiendo muchas situaciones molestas y tirantes entre ellos y yo. Hay bastante material de distintos tipos de discusiones, que fueron resueltas con buena voluntad, pero eran un bardo. Por otro lado, ayudó mucho el trabajo de Pablo Aparo, director de la segunda unidad, que entendió perfectamente la propuesta y tuvo mucha empatía con los Gore, y aportó un material esencial. Lo que pasa es que la idea disparadora era muy clara, concreta y contundente, y eso funciona siempre como la mejor guía.

¿Cuál es tu película favorita de Gorevision? ¿Por qué?

Me gusta mucho Un cazador de zombis, porque la idea implica un conflicto moral buenísimo: el mundo peligra, hay uno que es el único posible salvador del planeta, pero es un pedófilo, un mal bicho atroz. Gran idea, alguna vez habrá q hacerle una remake. Y Goretech, porque es la que más me engancha como relato casi infantil, fluye y funciona perfecto.

 

LU 2, 22.00, PAS 4
MA 3, 16.40, PAS 4
MI 4, 14.00, PAS 4

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival