Latinoamérica en Competencia

 

La Competencia Latinoamericana nos presenta en esta edición once producciones que representan un puñado de películas de lo mejor del cine de la región. Desde directores consagrados hasta nuevos autores, esta selección es reflejo fiel del talento y las inquietudes comunes de una Latinoamérica que se construye, se piensa y reflexiona sobre sí misma.

600 millas, de Gabriel Ripstein – México

La ópera prima de Gabriel Ripstein se funda en una premisa clara y simple: esas 600 millas, esa distancia que supone una frontera, un límite, y también un espacio claramente de conflicto. Arnulfo, un joven, el último y más bajo eslabón de una cadena de traficantes de armas, se encuentra en esa ruta entre Arizona y el norte de México con Hank Harris, un veterano de la ATF. En esta road movie hiperrealista, construida sobre encrucijadas, se revelan las alianzas, las complicidades, las traiciones y el espíritu de supervivencia en una zona donde los límites geográficos, legales y morales se desdibujan cotidianamente.


 

Allende, mi abuelo Allende, de Marcia Tambiutti – Chile / México

Reconstrucción histórica y familiar de un ícono de la región, de la mano de su nieta, en la ferviente búsqueda de llegar a conocer a la persona detrás del hombre político. Marcia Tambiutti indaga a sus propios familiares, y enfrenta las reticencias de bucear en el pasado, documentando el proceso, como si el camino fuese más importante que el resultado. Inteligente relato en clave intimista sobre la necesidad personal y social de revisar nuestra historia, con eje en el presente.

 


Campo grande, de Sandra Kogut – Brasil / Francia

Todo está en construcción en Campo grande. Los edificios del barrio de Ipanema en Río, la pertinaz espera de una madre por parte de dos niños dejados en la puerta de la casa de Regina, la protagonista, que también a su vez está preparando su mudanza. Todo está en construcción en una ciudad que se muestra en tránsito, al ritmo de los cambios de sus protagonistas. Bello relato de un Brasil en continuo movimiento.


Desde allá, de Lorenzo Vigas – Venezuela / México

Lorenzo Vigas nos presenta y sorprende con su ópera prima, construida en clave intimista en una Venezuela oculta. Dos hombres, de distintas procedencias, edades, y personalidades, se encuentran fortuitamente -y no tanto-, en uno de esos tantos puntos en que los opuestos se atraen. Relato que narra inteligentemente la necesidad mutua, la soledad, las carencias, ahondando sórdidamente en las opacidades del alma humana.

 


La maldad, de Joshua Gil – México

De la generalidad del concepto maldad se desprende, en la ópera prima de Joshua Gil, una multiplicidad de sentidos que se entrelazan en un retrato árido y crudo de un hombre en sus últimos días de vida. En una carrera contra el tiempo, el protagonista, que no es otro que el abuelo del director, lleva sobre sus hombros la ilusión de filmar una película, a partir de composiciones musicales, catarsis del dolor por el abandono de su mujer. Entonces la maldad puede tomar forma de muerte, de desamor, de abatimiento, de traición, o simplemente, de ese México adentro, que se presenta inhóspito para un viejo que solo quiere hacer una película sobre su vida.

 

 

Lo que nunca nos dijimos, de Sebastián Sánchez Amunátegui - Argentina / México

La distancia física, muchas veces, no es lo que separa. Latente, aquello que no se dijo nunca, separa más que los kilómetros. Sánchez Amunátegui, director chileno, radicado en México, construye un relato intimista en clave de huida. Mariana se radica en México y sus padres quedan en Mendoza. Solo vuelve al país cuando se entera de la enfermedad de su padre. Este acercamiento físico no será tampoco reflejo de un acercamiento emocional, y las diferencias generacionales, historias del pasado e intolerancias del presente se pondrán en juego, en una historia que ahonda en las relaciones familiares, tan complejas, pero tan necesarias.


Rastreador de estatuas, de Jerónimo Rodríguez - Chile

Ensayo de búsqueda y reflexión sobre las relaciones que se generan entre una imagen y los recuerdos. A partir de una escultura al frente del Instituto de Neurocirugía de Santiago de Chile, Jerónimo Rodríguez, utilizando una interesante y llamativa tercera persona, bucea en las formas en que funciona el cerebro humano, y esos tenues e incesantes hilos de la mente.

 

Samuray-s, de Raúl Perrone - Argentina

Raúl Perrone, en el reciente Festival de Valdivia, que le rindió un homenaje, dijo de su película:

"No me gusta hacer sinopsis. No creo que sean necesarias. Entonces de Samuray-S solo voy a decir esto: 1) Un samurái mata al hijo del dueño de un prostíbulo y éste busca vengarse. 2) Una vieja quiere casar a su nieta con el samurái malo, pero ella está profundamente enamorada del samurái bueno. 3) Un samurái vuelve de la guerra después de mucho tiempo, pero ya no conoce a su mujer”.


 

Santa Teresa y otras historias, de Nelson Carlo de los Santos Arias- República Dominicana / México / Estados Unidos

Experimento visual, poético y narrativo. Santa Teresa y otras historias-basada en la novela póstuma 2666, de Roberto Bolaño- es un relato laberíntico y oscuro situado en una ciudad ficticia, Santa Teresa, alegoría de Ciudad Juárez. Nelson Carlo de los Santos se planta en los límites para borrarlos, y extrapola, disecciona y construye una nueva perspectiva de una ciudad cargada de muerte, jugando entre el documental, la ficción y la observación lírica.


Te prometo anarquía, de Julio Hernández Cordón - México / Alemania

Te prometo anarquía surge como una de las potentes representantes mexicanas en la Competencia Latinoamericana. Relato crudo de un México que se construye entre desapariciones y pérdidas. En el medio, casi como aquello que se resiste a morir, surge el amor, los deseos, y la inocencia juvenil de creer que se puede contra poderes y estructuras cruelmente enquistadas.


 

Tiempo suspendido, de Natalia Bruschtein - México

Poético y sensible ensayo sobre los recuerdos, la fragmentación de la memoria y la identidad. Natalia Bruschtein registra el doloroso derrotero de la enfermedad de su abuela Laura Bonaparte, quien luchó toda su vida por imponer el recuerdo, pese a la sistemática acción del terrorismo de estado, el mismo que le arrebató a varios de sus seres queridos. Una lucha embanderada por la necesidad de reconocer el pasado se va diluyendo en la pérdida de la memoria neuronal, pero no en la memoria audiovisual. El resultado: un conmovedor retrato de un momento paradojal, de intensa carga emotiva e histórica.

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival