Mejor Largometraje Latinoamericano - «Santa Teresa & Otras historias»

 

 

Experimento visual, poético y narrativo. Santa Teresa y otras historias-basada en la novela póstuma 2666, de Roberto Bolaño- es un relato laberíntico y oscuro situado en una ciudad ficticia, Santa Teresa, alegoría de Ciudad Juárez. Nelson Carlo de los Santos se planta en los límites para borrarlos, y extrapola, disecciona y construye una nueva perspectiva de una ciudad cargada de muerte, jugando entre el documental, la ficción y la observación lírica. «En Santa Teresa con todo y todo, uno ama sin darse cuenta».

¿Cómo surge la idea de hacer una película basada en 2666, novela póstuma de Roberto Bolaño?

La película no pretendía tener una conexión directa con 2666. Si este proyecto hubiese surgido de esa forma, no creo que hoy en día existiera la película. 2666 es monumental, y su adaptación requeriría unas estrategias de trabajo y recursos económicos que no tengo. Tampoco es el cine que quiero hacer. Santa Teresa… surgirá de una relación muy personal que tiene un lector en su soledad con un escritor, y por otro lado, expandir la enseñanza de Bolaño en mí, y la necesidad de descentralizar la violencia como ha sido representada en nuestro cine, a sabiendas que el tercer mundo la coloca como el centro de significación de sus sociedades. Surge, pues, la violencia como mercancía dentro del arte, muy fructífera en las transacciones con el primer mundo. Santa Teresa…es un intento de hablar de algo que lamentablemente no pierde su urgencia, pero repensando su representación. Es el anhelo que aún conservo y que quisiera que mi película lograse.

¿Qué influencias hiperestéticas tomaste en cuenta para retratar ese mundo tan oscuro y laberíntico?

Mis primeros ejercicios y cortos fueron de animación. El trabajo del animador es muy silencioso-minucioso, es tanto el trabajo que parecería que desaparece. Es la antítesis del director que ante él/ella parecería que todo el tiempo brilla. Yo dejé de hacer animación, pero mi forma de trabajo no cambió tanto. A pesar de que toda mi obra, incluyendoSanta Teresa…, que es mi Tesis de CalArts, la hice en una ámbito escolar, no paré de producir todos los años. Esos planos oscuros, donde se cuenta desde la invisibilidad y lo laberíntico de cómo se construye el lenguaje de Santa Teresa..., no le pertenecen a esta película exclusivamente, es algo que ha venido madurando desde mis otros trabajos.

¿Hasta qué punto tu película retrata una situación que no es excluyente de un país, sino más bien de una región: la construcción de la mujer, los femicidios, y la violencia como moneda corriente?

Sería un error pensar que hablo exclusivamente de un país, un país que no conozco muy bien. Yo soy dominicano y mi acercamiento a México fue primero a través de su literatura, su cine y su arte en general; luego visité el país pero decido hablar de él a través de una novela, pensando un Santa Teresa como un México en su totalidad y en un free jazz que iba sustituyendo las ciudades representadas, incluyendo la mía, sobre todo la mía, Santo Domingo. Y es que creo que justamente nuestros procesos coloniales, la injerencia norteamericana que ha sufrido México, Centro América y el Caribe, han creado síntomas muy parecidos en cómo se da la violencia y la historia. Yo no sé hasta qué punto Santa Teresa… le hable a países como Argentina y el cono sur; pero la construcción de la mujer y la violencia aplicada en el género, es un tema que como humanidad no hemos podido resolver. Hoy en día, la lucha justamente se encuentra en la pluralidad y la diversidad, no solamente en la igualdad de derecho de una minoría, sino la inclusión de sus historias y sus pensamientos en los paradigmas de producción de conocimiento, que llamamos lo universal, palabra peligrosa, pero existente, y que representa ese imaginario de civilización que nos enseñan y muchas veces ciegamente aceptamos.


 

Es fascinante el trabajo estético, ese límite que se borra entre lo documental, lo extremadamente poético y lo ficcional. ¿Cómo fuiste trabajando desde lo técnico para obtener ese efecto?

Santa Teresa… y mis otras películas heredan ese trabajo artesanal por donde yo comencé. Ese revelado por mí mismo del fílmico, el MiniDv por donde comencé a hacer videos, y sus errores análogos que me maravillan, hasta la exploración de la imagen HD, son parte de mi investigación formal. Esa búsqueda ha venido a expresar mis posiciones ante el cine y evidentemente mis posiciones ideológicas. Yo creo que partiendo del caribe, que a lo mejor es la región más compleja del continente americano, donde aún nuestras islas son la frontera de algún imperio, es justo allí, donde surge una verdadera e interesante poética de lo mulato. Mulato no solamente desde su connotación racial, sino como concepto político y estético. Los pueblos caribeños denuncian sin saberlo, y renuncian sin saberlo en el centro de sus poblaciones, a una espiritualidad, una mentalidad y un imaginario estimulado por una concepción identitaria de raíz única. Ese factor de lo mulato que surge como un virus que abre compuertas y estructuras rizomáticas, pues es lo que viene a dar películas como éstas. No es mi intención crear un film donde el uso de esos factores que cruzan modelos narrativos y formales, se han delimitados por líneas fronterizas evidentes.

¿Cuál es tu expectativa acerca de la presentación de Santa Teresa y otras historias y la recepción del público en el Festival?

Quedé muy sorprendido de que mi película esté en una competencia. Es una película experimental que normalmente se encontraría en programas periféricos en festivales tan grandes como Mar de Plata. Yo por eso estoy muy agradecido de la inclusión de la película y aplaudo a sus programadores por jugarse con Santa Teresa.... Más allá de si la película es buena o no, es un film complejo y que incluso no dialoga con el experimentar del cine latinoamericano actual. No sé qué esperar, pero es mi entrada a Latinoamérica, porque hasta ahora sólo ha sido presentada en Norteamérica y Europa. Me da mucha intriga qué pensará la gente. No sé si será bien recibida o no, pero sí sé que representará algo distinto del cine latinoamericano que hemos estado viendo, y eso siempre lleva a los dos extremos: o la odias, o la amas.

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival