«No podés ignorar que hace 30 años te mataban por lo que creías»

 

 

1983. Con la llegada de Raúl Alfonsín a la presidencia después de ocho años de dictadura militar, represión violenta a la libertad de expresión, el asesinato y la desaparición de más de 30 mil personas, se terminaba el periodo más oscuro de la reciente historia argentina.

Fue la oportunidad perfecta para comunicar todo aquello que estaba prohibido, censurado. Era la hora de contraatacar al poder, de rebelarse contra el sistema. El arte y la música encontraron -al principio de manera tímida- una brecha por donde introducirse. Miles de argentinos querían gritar al unísono "somos libres”.

En la miniserie Desacato a la autoridad (1983-1988) Tomás Majaki y Patricia Pietrafesa, narran los cinco años posteriores al regreso de la democracia desde la óptica de los fanzines de la cultura punk. No solamente se trató de una gran movida cultural, sino de una revolución con espíritu anarquista.

La primera parte -exhibida en la sección B.S.O del 29° Festival- mostraba los antecedentes de cultura punk en Argentina, el contexto social y los primeros integrantes de los fanzines. De la caída de la dictadura a los primeros meses de democracia. El miedo general, la represión policial, las primeras bandas. Esta segunda parte continúa con el retrato de esta particular cultura que tuvo su plenitud en la década del ´80.

La co directora del documental Patricia Petrafiesa fue una de las editoras más importantes de fanzines que tuvo el país, testigo y protagonista de los relatos punks que integran la miniserie: "Fui parte de esa escena: viví y creí cada palabra que escribí en cada página de fanzine, en cada panfleto que repartí. Siento que es mi aporte contar la cultura punk que yo viví”.

Para Tomás Majaki el documental, entre otras cosas, "habla sobre las búsquedas personales, sobre la individualidad en relación a trazar caminos para buscarse a uno mismo,o por lo menos intentarlo. En eso el punk rock de los 80 fue bastante a fondo”.

Los directores declaran que ser punk en esos momentos era un compromiso social y personal: una forma de vida. Es una gran herramienta para expresar la disidencia, rebeldía y radicalidad. "Personalmente creo que una banda punk no está destinada a durar. La urgencia del mensaje, la coherencia y otros condimentos provocan que sea difícil que duren más de un par de años”, reflexiona Pietrafiesa.

"Esta trilogía que es Desacato a la Autoridad (1983-1988) va a dejar en claro que la importancia no está en la "grandeza de perdurar a lo largo del tiempo”, agrega Majaki, "hay muchas cosas que son muy importantes, válidas y de corta duración. La validez, muchas veces se lo da también esa fugacidad porque las deja congeladas en el tiempo e inalterables”.

Las imágenes de la miniserie se dividen, por un lado, en testimonios de personas que vivieron el punk de esos momentos en la calle y recitales, y no tanto los integrantes de las bandas; y por otro, en animaciones que incluyen los fanzines que tenía Patricia Pietrafiesa.

"Creo que esas imágenes en fotocopias, diseñadas por ellos mismos eran a la vez parte del mundo estético y de ideas que se estaban inventando y materializando”, declara Majaki y agrega: "En cuanto a las animaciones, las hice yo y creo que era un recurso para seguir con esta idea de fanzine. Aunque están hechas digitalmente, el proceso fue muy artesanal; casi todos los personajes que aparecen, soy yo tomándome fotografías en el espejo del baño de mi casa -porque no tenía quien las tome- en diferentes posiciones y luego retocadas en síntesis de imagen para que no se note”.

Estética y anarquía se unen para comprender el presente de la cultura musical. Desacato a la autoridad (1983-1988) es un trabajo antropológico fascinante y fundamental para conocer el lado B de nuestro pasado.

(La entrevista completa se publicó durante la 29° edición)

 
DO 1, 23.00, PAS 1
LU 2, 17.40, PAS 1
MA 3, 15.00, PAS 1

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival