«Transcribimos esa sustancia que adormece, y que a la vez, nos hace cómplices»

 

 Como ya nos tiene acostumbrados, José Celestino Campusano se mete con la injusticia, con órdenes perversamente naturalizados y aceptados de una manera pasiva. El arrullo de la araña es una de las películas más distintas de Campusano, sin perder ni un segundo esa mirada crítica de aquello que muestra. Claustrofóbica, con una latente violencia y los diálogos como protagonistas absolutos, El arrullo de la araña despliega ante nuestros ojos una realidad que se repite, no importa el ámbito, el espacio, la geografía, ni las clases.

 El arrullo de la araña plantea en un microcosmos un conflicto más macro, el abuso de poder, no importa el ámbito en el que se presente. ¿Cómo surge la idea de la película y hasta qué punto está basada en hechos reales, anécdotas recolectadas o simple observación directa de situaciones cotidianas?

El arrullo de la araña constituye nuestra octava participación en alguna instancia de competencia y debe ser sin lugar a dudas nuestro film más fidedigno en materia de réplicas y discursos. La mayor partedelas situaciones sucedieron realmente unos seis meses antes del rodaje y en un solo ámbito. Por testigos presenciales pudimos transcribir esa sustancia que adormece y que nos hace cómplices de aquello que tanto deploramos. Al igual que nuestros film anteriores El arrullo de la araña surge a partir de la potencia e incondicionalidad de la anécdota verídica.

¿Coincidís en que El arrullo de la araña es la película que más se aleja del resto de tus películas, por supuesto sin perder tu particular marca de autor? ¿No hay en cierta medida una nueva forma de contar la violencia y la marginación?

Absolutamente, lo es, pero sin alejarnos de nuestros principios de composición dentro del cooperativismo y de integración de la verdadera comunidad en materia de contenidos, producción y personificación. Este tipo de violencia nos denigra y seduce en un marco de pseudo convivencia y conveniencia.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo es tu técnica particular para la dirección de actores?

Mi técnica se relaciona con respetar la heterogeneidad en las formas del habla y en el manejo del lenguaje corporal. Creo que en líneas generales la puesta televisiva o de cine industrial busca achatar al humano homogeneizándolo, cuando lo verdadero es lo diverso, personal e inesperado de cada ser.

¿Cómo fuiste trabajando desde el guion ese arrullo, esa latencia de violencia implícita y explicita que se manifiesta en la progresión dramática y paralelamente en esos personajes que se mecen al son de una pasividad naturalizada?

Es el tipo de historia que se definió en el terreno del montaje, allí surgió la cadencia que creemos más la favorece.

Tu historia con el Festival es extensa y muy cercana. ¿Cuáles son tus expectativas respecto a El arrullo de la araña y el contacto con el público en esta 30° edición?

Nuestro festival entrañable es, sin lugar a dudas, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y consecuentemente su público. Creo que este público valora el riesgo narrativo y el trasfondo rupestre que buscamos imprimir en cada una de nuestras producciones.

 

SA 31, 10.20, ALD 5
SA 31, 18.50, ALD 5
MI 4, 23.00, PAS 1

 

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival