Un mundo salvaje

 


 

El guionista y protagonista de Sightseers, Steve Oram, regresa al Festival Internacional de Cine de Mar del Plata con su primer film como director: Aaaaaaaah! una propuesta radical, original e inclasificable.

Es difícil encontrar un antecedente concreto para esta película. No se trata de una comedia, tampoco de un drama. Y al mismo tiempo contiene un poco de todo. El espectador es testigo de un mundo donde los humanos se comportan como simios. Pero no se trata de una animalización completa de la especie, de hecho, todas las personas viven en casas, se visten y tienen, prácticamente, todas las costumbres de la sociedad contemporánea. Solamente siguen normas y leyes del mundo animal, especialmente en lo que respecta a la comunicación.

Oram y un elenco talentoso encaran esta producción independiente con seriedad. Los conflictos que se desarrollan y que incluyen comportamientos animalizados como los personajes moviéndose en grupos, marcando territorio -especialmente con respecto a la pelea entre los diversos machos alfa- derivan en una disputa familiar, teñida por la atracción física y ciertas costumbres básicas que son reprimidas en una sociedad "civilizada”.

El realizador le aporta una estética realista, prácticamente documental, para despojarla de los artificios cinematográficos más elementales. Bastante extraño es un mundo, donde no se utiliza un idioma convencional, sino que el cuerpo cobra un rol fundamental a la hora de transmitir una emoción o un sentimiento.

Steve Oram critica la sociedad urbana con una metáfora repleta de momentos de ideas audiovisuales, que funcionan como un reflejo de una cultura violenta. Desde un punto de vista antropológico, no es tan diferente la visión que el director tiene del estilo de vida británico de la clase burguesa, que la que tenía Stanley Kubrick al momento de adaptar La naranja mecánica, de Anthony Burgess.

La naturalización del asesinato, la misoginia o la sustitución del patriarca de una familia demuestran la profundidad de la investigación, en una osada ópera prima que observa  la contradicción -con mucho cinismo- de los paradigmas sociales.  Al fin y al cabo, no somos nada más que descendientes de animales dentro de un mundo salvaje. 

MA 3, 0.00, AMB 1
VI 6, 23.20, AMB 2
SA 7, 23.20, AMB 2

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival