Competencia Latinoamericana - Reflejo cinematográfico de la región


Doce películas que logran interpretar una mirada latinoamericana, pero a la vez universal. Doce propuestas que se despliegan como referentes de un cine en continua expansión. Brasil, Paraguay, Cuba, Perú, Colombia, Chile, Uruguay, México y Argentina representados por producciones que abarcan distintos géneros y temáticas, y componen el interesante corpus artístico de la Competencia Latinoamericana de la 31° edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

 

Cuatreros, de Albertina Carri - Argentina - 2016 - 83’

Masterclass de narración cinematográfica. Albertina Carri presenta su película más inusual, y funda una nueva manera de pensar y hacer cine. Una película sobre una no película, que establece una nueva forma de palabrear la violencia. Como su misma directora confiesa, "una construcción ficcional”, pero a partir de una personalísima voz en off y multiplicidad de líneas visuales de invaluable archivo fílmico. Una propuesta hipnótica que explota en la pantalla y se instaura como una cita obligatoria para cualquier cinéfilo.


 


El auge del humano / The Human Surge, de Eduardo Williams - Argentina, Brasil, Portugal -2016 - 97’

Eduardo Williams sorprende con su primer largometraje, El auge del humano, al elegir contar los avatares de distintas comunidades, en la búsqueda de retratar aquello intrínseco a todos, y aquello que nos diferencia. Las formas narrativas, cercanas al video arte, juegan con una concepción de lo interno y lo externo, lo grupal y lo individual, que se complementan con la fuerza visual de una cámara que recorre Argentina, Mozambique y Filipinas, en clave hipnótica.



 

El sacrificio de Nehuen Puyelli / Nehuen Puyelli’s Sacrifice, de José Celestino Campusano - Argentina -2016 - 88’

El prolífico director José Celestino Campusano arremete en la Competencia Latinoamericana con una película rural y carcelaria, filmada en los hermosos paisajes de Bariloche. Surgida de recopilación de anécdotas, y construida a partir de los ya establecidos códigos de Cinebruto -su productora- y de su visita posterior a la periferia de Esquel, El sacrificio de Nehuen Puyelli llega con una belleza visual arrolladora que complementa un inteligente guion para mostrar, desde todos los aspectos cinematográficos, la violencia arraigada, la negación del otro, y el arrebato sistemático de la dignidad.

 

 


Kékszakállú, de Gastón Solnicki - Argentina -2016 - 72’

 

Como un director de orquesta, Gastón Solnicki juega en su primer largometraje de ficción con un drama intimista al ritmo de los acordes de Béla Bartók. Kekszakállú / El castillo de Barbazul, única ópera del compositor húngaro esconde detrás de la belleza evidente, una violencia y un peligro latente. Y Solnicki logra, a partir de una calma inquietante, la hermosura de la costa uruguaya y la preciada juventud de sus protagonistas, desplegar una tensión que se erige en la hondura existencialista, las complejas relaciones humanas y el terror a la incertidumbre del futuro.


 


Martírio/ Martirio, de Vincent Carrelli, Ernesto De Carvalho, Tatiana Almeida – Brasil -2016 - 162’

"La única acción posible en estos momentos es la película, para compartir, informar, gritar a los cuatro rincones del mundo, y en la cara del país esta barbarie”. Vincent Carrelli, como conductor de un grupo de cineastas comprometidos íntimamente con el drama de los indios guaraní-kaiowa en Mato Grosso del Sur, define a la situación actual de las comunidades como la más dramática en más de 100 años de conflicto con el gobierno brasilero. Martírio es la denuncia audiovisual, respaldada por imágenes de archivo de casi cuarenta años de trabajo con los indígenas, y es la voz que unifica esas voces que son desoídas por "acciones etnocidas”. Es la cruel síntesis de un conflicto que no vislumbra una solución en un futuro cercano, y a la vez, la obra que resume "años de trabajo como indigenista y como cineasta”.

 

 


Jesús, de Fernando Guzzoni - Chile -2016 - 86’

Jesús, la segunda película de ficción de Fernando Guzzoni es un cross a la mandíbula, un drama intimista basado en el crimen de odio de Daniel Zamudio que conmocionó a la sociedad chilena en 2012. Las relaciones que se construyen en esta parábola oscura y desgarradora logran reflejar desde un punto de vista cercano y lúcido, las entrañas de una sociedad que colabora cotidianamente con el origen de odios, fobias y resentimientos. Una producción que bucea en los intersticios sociales para buscar y mostrar el germen de la violencia humana, con maestría visual, sensibles actuaciones, y un guion que desnuda articuladamente los entretelones del miedo a lo diferente.

 

 

Espejuelos oscuros, de Jessica Rodríguez Sánchez - Cuba - 2016 - 96’

Desde Cuba llega la propuesta de Jessica Rodríguez Sánchez a la Competencia Latinoamericana de Largometrajes. Espejuelos oscuros despliega una estructura de relato enmarcado que evoca la tradición oral, a partir de una mujer que debe contar historias para escapar de la violencia. Como una Sherezade contemporánea, la protagonista echará mano de todas sus estrategias narrativas para emprender un viaje onírico, político y creativo hacia su propia salvación.

 

 

Mañana a esta hora / This Time Tomorrow, de Lina Rodríguez - Colombia, Canadá -2016 - 85’

 

Lina Rodríguez indaga, como en su largometraje anterior, Señoritas -2013- el universo adolescente, pero esta vez amplia el espectro hacia las implicancias familiares y los vaivenes de las relaciones cotidianas. Con una sensibilidad y una inteligente cámara que se acerca a los detalles que definen el día a día, Mañana a esta hora, ahonda en la singularidad y el punto de vista adolescente para narrar un mundo que se construye y destruye con el pasar de las horas. Esa identidad tambaleante de la adolescencia será atravesada por la tragedia, y lo endeble del momento presente servirá para plantear un drama que se expande en el dolor.

 

 

Todo lo demás, de Natalia Almada - México, Estados Unidos -2016 - 98’

 

Como en El Velador –Competencia Latinoamericana 26° Festival- Natalia Almada construye su última producción de un detalle que rompe con la monotonía, que dispara un universo de significados y líneas narrativas. Todo lo demás es la historia de una mujer que trabaja en una oficina estatal, otorgando, y no, las identificaciones para votar. Una cámara cercana y sensible la acompaña desde que se levanta, al lado de su gato, su viaje al trabajo -con hermosos registros de la urbe mexicana- y la adictiva burocracia de la que es parte. Con una actuación soberbia de Adriana Barraza, Todo lo demás, logra presentar un tema universal desde la perspectiva intimista de una mujer presa de un sistema que todo lo fagocita.


 


Ejercicios de memoria / Memory Exercises, de Paz Encina - Paraguay, Argentina, Francia, Alemania, Qatar -2016 - 70’

 

La mirada lúcida de la directora Paz Encina nos ofrece una película de belleza y poética inigualable construida sobre los cimientos del inenarrable horror. Ejercicios de memoria juega con los planos visuales y sonoros para rever la cruenta dictadura paraguaya que duró 35 grises años. Presa ella también en su niñez y adolescencia de la represión, plantea un ejercicio cinematográfico para revisionar el pasado dictatorial, y por qué no, el presente de una joven democracia.


 


La última tarde / One Last Afternoon, de Joel Calero - Perú - 2016 - 81’

Joel Calero presenta en Competencia Latinoamericana su segundo largometraje, La última tarde, película que ahonda en la dictadura peruana desde la mirada de una ex pareja de ex guerrilleros. En ese último vestigio de su historia personal, una tarde en la que se encuentran para firmar los papeles de divorcio, caminan a paso firme por la misma Lima que se descubre en continuo movimiento -casi como un personaje más- y descubren su presente a la sombra de un pasado que los determinó y los separó. Propuesta original para palabrear las épocas oscuras, no sólo de Perú, sino también de toda una región.

 

 


Los modernos / The Moderns, de Mauro Sarser, Marcela Matta - Uruguay -2016 - 138’
Al ritmo de tangos de Carlos Gardel y con un hipnótico blanco y negro, Los modernos, de Mauro Sarser y Marcela Matta irrumpe en la Competencia Latinoamericana para contar las vicisitudes de una pareja inmersa en el torbellino de la modernidad. Sin artilugios técnicos y con una base narrativa clásica, la ópera prima de la dupla uruguaya indaga en el amor, la libertad sexual, la paternidad y las pasiones, con un guion mordaz que desnuda las imposturas de una sociedad y los temores cotidianos que nos alejan de nuestros deseos.

 

 

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival