Cortos Argentinos: La vuelta al país en trece historias

Una vez más, los cortometrajes inundan las pantallas del Festival con historias que condensan toda la magia del cine en apenas 15 minutos. Grandes relatos en envase chico que nos hacen reír, temblar o emocionarnos con la misma intensidad que los largometrajes. El formato, antes relegado a directores jóvenes que daban sus primeros pasos, gana cada vez más adeptos y se consolida como un género en sí mismo. Este año fueron más de 350 las películas nacionales inscriptas en la categoría, marcando nuevamente un récord de convocatoria para el Festival. La Competencia Argentina presenta una selección de 13 cortos de gran calidad, que serán proyectados en dos programas consecutivos.
Para ir palpitando lo que se vendrá, desde el Festival les pedimos a sus realizadores que nos cuenten cómo surgió la idea de su corto. A continuación, sus respuestas.

                    
Óxido, de Víctor Daniel López 

Óxido es la Tesis de carrera de un grupo de estudiantes de la ENERC. La idea original del cortometraje surge de la vieja revista Fierro, que sirvió para enmarcar la estética post apocalíptica e industrial del célebre ilustrador Chichoni. Nuestro trabajo representa una crítica ante una humanidad que no es consciente del daño que sus actividades generan sobre el mundo y, en consecuencia, sobre la población misma. La gente padece una infección grotesca en alusión al concepto de oxidación, que conlleva a la posterior exclusión y la deshumanización de la sociedad, convirtiendo a las personas en piezas obsoletas que ya no pueden ser parte del sistema. Sin embargo, a pesar de tanta destrucción, siempre suceden cosas que logran sacar la bondad y la belleza que todavía queda en el mundo.
     
 
Sobre usos y costumbres, de Marcos Montes de Oca

El interés y el germen de la idea hallan su fundamento en los llamados "juegos de palmas” practicados generalmente en la infancia. Se realizó una recopilación de los diferentes "cantos” y se analizó el contenido de cada uno. Fue un recorrido intenso. Es bastante peculiar el modo automático con el que se repiten ciertas costumbres o prácticas culturales. Independientemente de la genealogía de cada canto, casi todos (o todos) albergan un contenido bastante oscuro y consideré necesario -a la vez que atractivo- exponerlo audiovisualmente. Así, partiendo del juego "Doctor Jano, Cirujano” se construyó un relato que, sirviéndose de la letra de la canción, busca exponer esa oscuridad desde una puesta cinematográfica que apela al extrañamiento y a la parábola como soportes fundamentales.
     
 
Este amanecer es un ejemplo, de Leandro Naranjo          
 
Necesitaba filmar una película urgente. No filmar cuanto antes, sino filmar con una necesidad imperiosa e impostergable. Con urgencia; porque de cualquier otro modo no sé hacerlo.

     
 
Corp., de Pablo Polledri

Siento que la idea de retratar la ambición humana y la voracidad de las corporaciones era una temática que permaneció latente durante un largo tiempo en mi cabeza hasta que finalmente visualicé una manera de representarla en forma animada. Entonces me dispuse a trabajar el guion. Realizar este corto implicó un gran desafío ya que pretendí representar conceptos complejos del sistema económico y además lo realicé de manera independiente durante varios años encargándome integralmente de todos los procesos.
 
     
 
Soy Buenos Aires, de Tomás Gómez Bustillo 

La idea para Soy Buenos Aires surge como producto de una observación: miles de películas tienen a la ciudad de Buenos Aires como el fondo sobre el cual se desarrollan las historias, pero nunca había visto a la ciudad ser protagonista. Ahí se me ocurrió la idea de un personaje que se creyera la encarnación del espíritu porteño, que llevara el mismo nombre de la ciudad por un golpe de suerte (o destino), que fuera un especie de profeta magnánimo sin un mango, picaresco, chanta y encantador. Todas las contradicciones que conviven en la ciudad podían también convivir en él. De ahí la necesidad de que su historia fuera espectacular, tan loca y ecléctica que roza con lo imposible y la mentira. Depende del espectador la decisión de creerle o no.
   

             
Al silencio, Mariano Cocolo

En Al Silencio no solo quise contar el viaje de un hombre hacia la montaña. Es el intento de llegar a un  lugar lejos de lo establecido, un contexto que no es el suyo ni el de sus ancestros .  Miguel carga en su espalda el peso de una parte de su vida. Este viaje es la decisión de un hombre que vive una realidad que se la ha impuesto y no le pertenece, de volver a sus orígenes y cerrar un ciclo para comenzar uno nuevo.
     
 
Primos, de Magdalena Sáenz 

Primos surge a partir de la necesidad de encontrar un lugar en común entre 7 amigos que querían realizar un corto. Teníamos ganas de filmar algo que fuese bien nuestro y decidimos orientarnos hacia un clima que todos conociéramos bien.  A partir de pequeños elementos como el calor, la quinta, la pileta, el aburrimiento, etc. nos encontramos con la temática que de alguna forma u otra más nos interesaba a todos: la complejidad de las relaciones entre familia.  
Primos es la materialización del recuerdo del proceso de realización de un corto hecho entre un grupo de amigos que dan sus primeros pasos en el mundo del cine. En ese sentido es que es una película muy especial tanto para mí como directora como para todo el grupo que formó parte de ella.
     
 
Ý Berá - Aguas de luz, de Jessica Sarah Rinland

En el libro Animales en Film, su autor, Jonathan Burt, describe al cineasta Cherry Kearton como un fotógrafo invisible de finales del siglo XIX. Él se desplazaba llevando una taxidermia de buey que fijaba en campos, estanques, cercana a nidos de pájaros, arrastrándose dentro de ella con la lente de su cámara hurgando a través del agujero de la cabeza.
Yo no use camuflaje ni me vestí con la piel de un carpincho pero si permanecí inmóvil y espere pacientemente. Escondida dentro del relleno de un animal u oculto a plena vista - paciente e inmóvil como si realmente no hubiera presencia física, apenas insertando un objeto extraño en el espacio, esa lente con un lejano olor humano - un animal no es engañado.
 
     
 
E che vo dale, de Gonzalo de Miceu  

En el cortometraje Eh Che Vo Dale quisimos trabajar el acoso de un pensamiento obsesivo recurrente sobre el cual no se tiene ningún tipo de control. Este pensamiento tiene sus propias reglas y adquiere cierta materialidad compitiendo con la realidad del protagonista. La rivalidad entre ambos imaginarios se contamina en busca de una identidad propia. Eh Che Vo Dale fue rodado en ocho provincias de la República Argentina en locaciones recónditas. La hostilidad del entorno nos permitió desnaturalizar los paisajes argentinos para generar una visión fantástica del espacio
     
 
El pozo, de Hernan Garbarino

El Pozo cuenta un momento límite en la relación de dos amigos, y desde ahí, explora el modo en que se construyen los vínculos basados en el ejercicio del poder. Fue realizado de forma independiente, con las ganas y el esfuerzo de un equipo técnico muy generoso. Es una gran alegría para mí poder estrenar y compartir nuestro trabajo en una pantalla tan especial como es la del Festival de Mar del Plata. Ojalá sea el primero de muchos por venir.
     

   
Un hada, de José Militano

Esta idea surgió inesperadamente, y está basada en el personaje de una película creada por el mismo equipo. El protagonista es un niño al que se hace referencia constantemente en ese otro mundo, y creímos que merecía su propia historia. Después, sólo quedó rodearlo de nuevos personajes y lugares hasta tener un corto hecho de pequeños detalles y, esperamos, un poco de magia. 
     
                          
Murciélagos, de Felipe Ramírez Vílchez

Nuestro documental busca transmitir cómo los Murciélagos perciben el mundo, a través de su amor por el fútbol y su pasión por superarse. Los jugadores nos prestaron su imagen y su voz para algo que nunca podrían ver ¿Qué clase de audiovisual buscaríamos entonces? Este interrogante nos estimuló y nos impulsó a tener un horizonte complejo, pero no imposible: realizar una pieza que pudieran apreciar tanto personas videntes como ciegas.
Este corto es sobre personas que hicieron de su condición, una opción. Que tomaron lo que la vida les dio y no se quejaron. Que se pararon frente al arco de la dificultad y la clavaron en un ángulo. Esta historia épica no tiene héroes ni travesías, no tiene villanos ni castillos, tiene pasión, sangre, sudor, lágrimas y fútbol... mucho fútbol. 
     
 
La bijou, de Paula Magnani y Lucila Presa

La Bijou surge de la necesidad de pasar a la acción. Escribimos un guion de largo pero sentíamos que le faltaba madurar y decidimos empezar a amasar el universo, salir de la escritura. Ahí es cuando se suma Daiana Provenzano. Su energía nos cautivó de manera tal, que empezamos a experimentar y a darle forma a nuestro personaje.  Al principio, nos juntábamos a compartir experiencias y reflexiones. Pronto pasamos a improvisar, luego incorporamos la cámara y por último, personajes de la vida real. La idea cobró mucho movimiento pero aún no tenía forma, así que decidimos escribir un guion y hacer un corto. El proceso fue buenísimo, con un equipo súper enriquecedor. Fue clave la experiencia y el talento de Adriana Aizemberg y la confianza de Nacho Albani y Zawditu Nadal en su debut en el cine.
     

 
Programa 1:

Corp., de Pablo Polledri
Este amanecer es un ejemplo, de Leandro Naranjo
Murciélagos, de Felipe Ramírez Vilches
El pozo, de Hernán Garbarino
Al silencio, de Mariano Cócolo
E che vo dale, de Gonzalo De Miceu
La bijou, de Paula Magnani y Lucila Presa

 

Jue. 24 nov - 11.30 - ALD 1
Jue. 24 nov - 20.00 - ALD 1

  

Programa 2:

Sobre usos y costumbres, de Marcos Montes de Oca 
Primos, de Magdalena Sáenz 
Soy Buenos Aires, de Tomás Gómez Bustillo 
Óxido, de Víctor Daniel López 
Un hada, de José Militano 
Ý Berá - Aguas de luz, de Jessica Sarah Rinland

Vie. 25 nov - 11.30 - ALD 1
Vie 25 nov - 20.00 - ALD 1



 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival