INSCRIBÍ TU PELÍCULA / SUBMIT YOUR FILM

Enfrentar los fantasmas, conocer la verdad

La guerra de Malvinas es una herida que todavía cuesta cerrar en la historia argentina. Rodrigo Fernández Engler sale a buscar respuestas en Soldado argentino sólo conocido por Dios, su segundo film como realizador, que se estrena hoy en panorama argentino

"Hace unos años dirigí Cartas a Malvinas, y fue una experiencia maravillosa. En 2011, parado frente al Monumento a los Caídos, sentí la necesidad de volver a abordar el tema. Tenía tantas historias que no sabía por cuál decidirme. Compré un libro que se llama Partes de guerra, Malvinas 1982 y me lo ‘comí’ en pocos días”, comentá el director. "Llamé a mi amigo malvinense Alejandro Betts, y fue él quien me habló sobre la "Leyenda del Soldado Pedro”, que combatió hasta agotar toda la munición y dar su propia vida, para luego ser enterrado en el cementerio de Darwin convirtiéndose en el último Soldado Argentino sólo conocido por Dios.  Unimos esta historia con algunas que leí en el libro y surgió el guión de la película”.

Fernández Engler recuerda que se me metió de lleno en algo que venía haciendo desde hace muchos años: la problemática de los veteranos de guerra y la actitud lamentable de la sociedad respecto a ellos después de la guerra. El film es un notable trabajo de reproducción histórica de la batalla, con destacadas escenas.

"A nivel de producción reconstruimos uniformes de la época, tanto argentinos como ingleses, convocamos a coleccionistas que nos proveyeron de armamento y demás materiales. Era un gran desafío desde el vamos”, confiesa el director. "Con el apoyo decisivo del Ejército Argentino, de la Armada Argentina y de la Fuerza Aérea Argentina, reunimos vehículos de tierra y anfibios, uniformes, extras, helicópteros, camiones, entre otras cosas. Tuvimos muchos efectos especiales in situ y luego en la postproducción acudimos a los VFX, que hicieron un trabajo formidable”.

Rodrigo admite que las principales referencias fueron, en mayor medida, las fotografías de la época, y algunas imágenes en video que aún hoy existen. "A nivel cinematográfico es muy poco lo que hay sobre Malvinas. Tuvimos un asesoramiento muy minucioso por parte de veteranos de guerra que estuvieron trabajando codo a codo con nosotros durante todo el proceso del film: desde la concepción del libro cinematográfico hasta la postproducción”.

El director confió en intérpretes jóvenes, talentosos y casi desconocidos para llevar adelante el peso dramático de la historia. "Fue una tarea difícil, ya que la película tiene distintos personajes y muy variados entre sí. Elegimos un elenco maravilloso, del que estamos muy orgullosos por la entrega que tuvieron, y no sólo frente a cámara, sino también con el tema Malvinas. Tuvieron una semana previa de entrenamiento en un cuartel, en el que vivieron como verdaderos soldados para empaparse de conocimientos y vivencias, que luego, se vieron reflejadas en la película y facilitaron el rodaje, que fue muy duro”.

Más allá de reconstruir el conflicto, el factor humano es el más determinante. Soldado Argentino solo conocido por Diosmuestra de qué forma el miedo siguió latente en los veteranos, y cómo gran parte de las personas les sigue dando la espalda.

 "Sin lugar a dudas, creo que la mayor herida es la indiferencia; la falta de reconocimiento por parte de casi todos”, agrega Fernández Engler. "Juan Soria representa a esas personas: gente como nosotros, que fueron a combatir, muchos de los que perdieron seres queridos, compañeros, amigos; que se alejaron por un tiempo de sus familias para ser atravesados por la guerra. Luego, tuvieron que volver a un lugar donde nadie los esperaba, fueron escondidos, cuando en realidad tendrían que haber sido recibidos como héroes. Volvieron a una sociedad que muchas veces no supo separar a los combatientes de aquellos que gobernaban el país. Y las consecuencias al día de hoy han sido terribles, entre otras cosas, marcadas por la gran cantidad de suicidios”.

Para finalizar, el director reflexiona sobre el lugar que ocupa la Guerra en la sociedad argentina actual. "Es, quizás, lo más difícil de responder. Me refiero a que como argentinos somos tremendamente contradictorios y exitistas. Cuando ganamos somos los mejores y cuando perdemos no hay nada peor que nosotros. Y en Malvinas perdimos la guerra. Pero creo que, además, perdimos a nuestros combatientes, a nuestros héroes que caminan entre nosotros”.

Fernández Engler saca como conclusión que, para muchos argentinos, la Guerra es como algo que "nunca ocurrió”, que debe ser borrado: "pero más allá de eso, no pierdo la esperanza de que, poco a poco, se vaya separando la paja del trigo, y que de una vez por todas enfrentemos nuestros fantasmas y comencemos a tratar esta herida, que aún hoy permanece sin cerrar".

R.G. Weisskirch 

 

Proyecciones:
Hoy, vie 18 de nov - 22:30 - PAS 2
Sáb 19 de nov - 14:30 - PAS 2


NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival