INSCRIBÍ TU PELÍCULA / SUBMIT YOUR FILM

«Fuga de la Patagonia» - Reflejar lo bello y lo crudo de la naturaleza

 Javier Zevallos y Francisco D'Eufemia presentan su ópera prima en Competencia Argentina 

Fuga de la Patagonia es una mirada inteligente sobre la Argentina del siglo XIX. Javier Zevallos, Francisco D’Eufemia toman la figura de Francisco Perito Moreno para seguir un puñado de días de su vida en la todavía aislada Patagonia. En clave de western argento, Fuga de la Patagonia despliega una naturalista belleza visual para relatar la fuga del explorador de la persecución mapuche. Lejos del maniqueísmo, indagan en la génesis de la Campaña del Desierto y retratan los sueños, los deseos y los miedos, tanto de aquellos que querían honestamente colaborar con la construcción del país, como de los pueblos originarios, aniquilados por los sueños de los otros.

 

Charlamos con los directores:

¿Cómo surge el interés en Francisco Moreno y cómo deviene luego en una película?

Javier: El interés surge de la lectura, por parte de Fran, del libro Viaje a la Patagonia austral que tiene por autor a Francisco Moreno. El libro recoge, en primera persona, muchísimas anécdotas de viaje del Perito. Y está escrito en una prosa muy similar a los libros de aventuras de la época, de los cuales Moreno era fanático. Fran lo leyó y me comentó que le parecía que en alguno de esos relatos había una gran película.

Hay un contrapunto muy interesante en la película que es la del lugar del "héroe”, revisionado de algún modo para desplegar un panorama integral de lo que sucedía en esa época. Los deseos del protagonista se presentan también en contraposición con los deseos de un otro, muchas veces olvidado por la historia oficial. ¿Cómo y a partir de qué documentos trabajaron este punto de vista particular?

Francisco: Desde el inicio sabíamos que no queríamos hacer una película de época canónica. No nos interesaba y nos parecía imposible abarcar todos los sucesos de la vida del Perito. Entonces nos concentramos en uno de sus relatos, que engloba solo una fuga y que transcurre a lo largo de tan solo seis días. Esto nos permitió construir una épica a escala micro, que se concentrara en la acción, en la supervivencia y en la lucha del hombre con la naturaleza. Y también concentrarnos en el aspecto humano del conflicto, en como repercuten los hechos políticos en la vida de los individuos, más que hacer una bajada de línea general o meternos en un análisis histórico y político de ese momento. Preferimos dejar esos aspectos en el fuera de campo, ponerlos en escena sutilmente y que la película motive un acercamiento posterior al asunto por parte de su público.

¿Cuáles fueron los desafíos a la hora de filmar íntegramente en escenarios naturales?

Javier: Todos los que te puedas imaginar. Para empezar, somos una productora chica. No teníamos experiencia en hacer ficciones. Al haber ganado el Gleyzer, por suerte pudimos aplicar a una ayuda, por parte del Instituto, mayor a la que nos correspondía por antecedentes. Nuestra película, en sus seis años de desarrollo, pasó por mil instancias de corrección y evaluación, hasta llegar a filmarse. Muchos nos decían que era casi imposible de hacer. Por todo esto, fuimos súper cuidadosos en la preproducción. Viajamos muchísimas veces a Bariloche en busca de locaciones, hasta que terminamos dando con los mejores escenarios que se pueden esperar. Y se hizo una planificación muy a conciencia de los tiempos de rodaje, de las dificultades que podían surgir. A pesar de esto, había mil cosas que podían salir mal. Por ejemplo, fuimos de los primeros en filmar escenas de descenso embarcados en rápidos, las escenas en la que los protagonistas se escapan en una balsa hecha de troncos. Esta fue algo nuevo para nosotros, pero también para la empresa que se encargó del rafting, para el director de arte e incluso para los actores. De la misma manera, no teníamos días de cobertura en interiores, así que dependimos del tiempo. El equipo de foto, comandado por Lucio Bonelli, hizo un gran trabajo. Casi toda la película esta trabajada con luz natural, dado la imposibilidad de iluminar en esos escenarios remotos. Los actores le pusieron el cuerpo a la película y tuvieron que enfrentar condiciones extremas, como ríos helados, sol abrasador, largas caminatas, de todo. La experiencia de rodaje nos acercó a todos un poco al espíritu de algunos pioneros de esa época, al contacto directo con la naturaleza y a trabajar en conjunto con ella.

Hay un tratamiento estético muy notable en su película. ¿Cuáles fueron las decisiones desde lo técnico para lograrlo?

Francisco: Gracias. La idea estética detrás de la película siempre fue reflejar lo bello y lo crudo de estar en la naturaleza en esa época, esa vitalidad. Para ello, intentamos mantener cierta impronta cercana al documental para reflejar algunas de las acciones. Hacer hincapié en el punto de vista del Perito y en el de Francisco Sayhueque, que para nosotros representaban dos personajes que están atravesados por contradicciones similares. Y que la naturaleza fuese un protagonista más. Otra premisa era abordar el género pero a nuestra manera. Y no hacer concesiones: nos parecía que a veces, cuando se hace género, se cae en concesiones, del tipo: "bueno, esto no es Hollywood, entonces si no queda del todo bien, se entiende igual”. Nosotros, si sentíamos que la escena era imposible de resolver en rodaje, o la cambiamos o la sacábamos. Y posteriormente, en la mesa de montaje, si veíamos que nos había "quedado corta”, no la usamos. Y así fue que sacamos una gran cantidad de escenas del corte final.

¿Cuáles son sus expectativas acerca de la presentación de Fuga en la Patagonia y la recepción del público en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata?

Javier: Esperamos que mucha gente vaya a ver la película, obviamente. Y que se entretengan, dado que es una película que apunta a eso. Que se sorprendan y que la pasen bien. Que la película tal vez les despierte curiosidad sobre ese momento histórico y que indaguen sobre él, para sacar sus propias conclusiones. Que si gusta, la recomienden, porque sinceramente creemos que no se han hecho muchas películas argentinas como la nuestra. Y que cuando se estrene el 1° de diciembre en las salas comerciales, la vayan a ver en masa y la recomienden.

Agustina Salvador

 


 

Proyecciones:
Hoy, mie 23, 13.10 - ALD 5
Mie 23, 21.40 - ALD 5
Jue 24, 18.50 - ALD 5 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival