INSCRIBÍ TU PELÍCULA / SUBMIT YOUR FILM

Las nuevas dimensiones

En esta conocida sección del festival todo puede suceder. A través de distintos formatos, variadas duraciones, y con resultados completamente diversos, el espectador podrá viajar por contenidos extraordinarios que vale la pena experimentar. Bienvenidos a Estados Alterados. 

«Estamos entrando en un mundo distinto de sueños e ideas. Estamos entrando en la dimensión desconocida
Rod Serling
 
 
En honor a su nombre en referencia al psicotrópico largometraje de Ken Russell, las peliculas programadas en Estados alterados –cortos, medios y largometrajes- transitan desde el documental a la ficción, y se cruzan con híbridos, con performances, clips oníricos y material fílmico tratado como lienzo de destrucción. 

Son trabajos reflexivos -no sólo en materia de pensamiento, sino en su sentido especular, en el modo de explicitar al realizador detrás de la cámara-, ejercicios críticos, de contenidos generalmente radicales y experimentales.  Incluso hay lugar para la apropiación de textos literarios, reformulados desde el lenguaje cinematográfico -tal el caso de I had nowhere to go, de Douglas Gordon, quien transpone el diario íntimo de Jonas Mekas- o para arrebatos narrativos en montajes violentos –Answer print, Cilaos-, en donde el film en 16 mm es material didáctico para una creación elaboradamente compleja. 

Un denominador común en la mayoría de estos títulos es el trabajo sobre lo sublime, sobre la belleza y sobre los distintos modos de contemplación de la misma. Lugares de extraña belleza, mostrados a través de una mirada única –All still orbit-; el trabajo de encuadres personales sobre espacios conocidos a los cuales regresar una y otra vez –los trabajos de Flavia de la Fuente-; incluso escenarios naturales que encierran enigmas que son tales a través de exquisitos tratamientos audiovisuales -Imágenes de ningún lugar, Montañas ardientes que vomitan fuego.
Existen directores que plasman en sus obras una lúcida visión sobre los aspectos históricos y políticos de diferentes partes del mundo -Schuld, Wake (Subic)-, que realizan sinécdoques y alegorías -L´aquarium et la nation- y que utilizan al cuerpo no sólo como elemento expresivo y/o simbólico sino a partir de la importancia que adquieren en el plano en el espacio -Jeanette- y como presencia sensible -Cómo me enamoré de Eva Ras.

En definitiva, ésta es la sección que todo espectador debe recorrer para comprender todas las dimensiones del séptimo arte. Y para mostrar que el cine puede ser una llave para abrir las puertas de la percepción. 
 
Ezequiel Vega

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival