INSCRIBÍ TU PELÍCULA / SUBMIT YOUR FILM

«Al personaje hay que acompañarlo, no juzgarlo»

Jorge Colás presenta su película en Competencia Argentina.
 
Jorge Leandro Colás da el salto hacia la ficción con Barrefondo, adaptación de la novela de Félix Bruzzone, que sigue el día a día de Tavo, un piletero en un barrio privado. Sin dejar su mirada documental -el acercamiento a los personajes y la cámara sensible-, Colás se adentra en la cotidianeidad de aquellos que pasan sus vidas siendo testigos de riquezas ajenas. Honesta y realista, la película desanda las dudas morales de un protagonista al que la vida lo enfrenta con una encrucijada y sus propios fantasmas. Con un preciso Nahuel Viale en la piel de Tavo, Barrefondo  se atreve a mostrar una realidad que se adivina cotidiana.
 
¿Cómo fue tu acercamiento al tema de tu película  y por qué elegiste para tu primera ficción adaptar la novela de Félix Bruzzone?
 
Llegué a la novela Barrefondo a través de una reseña en un diario. Al leerla, sentí que Bruzzone hacía entrar al lector al mundo de las piletas y los pileteros de una forma simple y a la vez genial: su protagonista. La forma en la que habla, la atmósfera de trabajo, ciertas ambigüedades morales, el ambiente conurbano, esa mezcla de barrio humilde con barrio privado. Todo esos elementos filtrados desde lo real -Félix trabaja limpiando piletas-, componían algo muy atractivo y potente para llevar a la pantalla. Al tiempo, ya hace alrededor de siete años, conocimos a Félix, quien confió y aceptó que seamos los encargados de hacer una adaptación de su novela.
 

¿Cuáles fueron los desafíos al momento del salto hacia la ficción?
 
Los principales desafíos tenían que ver con todas las diferencias que iba a encontrar en el rodaje, en comparación a un territorio que conocía bastante como el del cine documental. En el documental los equipos están conformados por cuatro o cinco personas, los rodajes son muy extensos y muchas veces por etapas, y obviamente no hay actores. En esta oportunidad, tenía que trabajar con un equipo diez veces más grande, sostener un rodaje muy intenso en un periodo de tiempo realmente corto y conocer el misterioso y fascinante mundo de los actores. Siempre lo nuevo trae duda, incertidumbre y miedo, pero se trató de una experiencia que repetiría.

Los silencios del protagonista, sus gestualidades son realmente elocuentes y marcan claramente la procesión interior. ¿Cómo fue el trabajo de dirección de actores?
 
Trabajamos mucho en este aspecto. Conté con la colaboración de un coach de actores, Lisandro Musso, con quien hicimos el casting y todo el proceso de ensayos en la previa y durante el rodaje. Sabíamos que era clave encontrar al mejor Tavo posible. El personaje está en absolutamente todas las escenas de la película, es parco y debía generar esta idea de iceberg, transmitir poco hacia fuera y mucho hacia adentro. Entonces, hicimos un casting muy cerrado -sólo tres actores de diversas extracciones- y Nahuel Viale fue el elegido. Es un actor muy talentoso e intuitivo, que al sumarse en una etapa inicial del proyecto, nos ayudó a ir conformando, alrededor de él, al resto de los personajes, el resto de colores y matices que la película propone desde lo actoral. Estoy sumamente orgulloso de todo el elenco de la película.

En Barrefondo se encuentra latente una situación social que se refleja en los actos y las dudas del protagonista, que lográs mostrar sin obvios maniqueísmos. ¿Qué elementos tuviste en cuenta para encontrar ese punto cero de la descripción?
 
Sentía que la trama de la película debía desarrollarse en un ámbito ambiguo, difuso, en donde decididamente no hubiera buenos ni malos. En cierto sentido, todos son un poco buenos, todos son un poco malos, más allá de algunas decisiones radicales de algunos personajes que escapan a la norma o a la ley. Creo que hay una cuestión que sostengo desde mi experiencia en el documental, que tiene que ver con esto de no juzgar a nuestros personajes. Creo que simplemente hay que acompañarlos a la par, en sus sinuosos itinerarios narrativos.

Todas tus películas se presentaron en el Festival. ¿Cuáles son tus expectativas acerca del estreno de Barrefondo en esta oportunidad?
 
Creo que ver la película en las pantallas del Festival será muy especial, no veo la hora de que llegue ese momento. En este año tan particular para el cine argentino, nos costó mucho esfuerzo producir la película, tomamos muchos riesgos económicos para hacerla. Hubiera sido imposible sin la valentía -y, en cierto sentido, la locura- de la productora de la película y la tenacidad de un equipo técnico y artístico que puso todo. Cuando la rodamos, el Festival de Mar del Plata representaba un faro muy lejano que aparecía como fecha posible de estreno. Hoy, que el Festival la haya seleccionado, es muy gratificante y emocionante para todos nosotros.


Agustina Salvador
 
Proyecciones
Hoy, mar 21, 10.30, ALD 4
Hoy, mar 21, 18.30, ALD 4
Mie 22, 15.50, ALD 4
 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival