Pasiones de celuloide

Con una puesta despojada de artificios, el documental de Luz Ruciello retrata a un cinéfilo de pueblo en su vida cotidiana, sin caer en sentimentalismos sino en la fuerza pura de la devoción por el séptimo arte.
Omar Borcard trabaja, como todos los días, en una zapatería. Omar vive con su mujer, con quien comparte la vida desde hace muchísimos años. Omar construyó un cine al lado de su casa, a lo largo de cuatro años, y lo llamó "Cine Paradiso". Esa ruptura entre la cotidianeidad y lo emocionante, es lo que logra la diferencia en Un cine en concreto.
 
Todo está narrado en primera persona. Es el mismo Omar quien nos explica -con toda normalidad, como si sus actos diarios fueran hechos normales que todo ser humano debería realizar- cómo edificó su sala de cine, cómo elaboró la pantalla y la acustización, cómo consiguió el proyector Gaumont de 1928 en una donación, casi por azar. La fuerza de voluntad -contra todos los pronósticos- de una persona sumamente humilde que jamás se dio por vencido.

 

 

La admiración de la realizadora por su personaje retratado se evidencia en cada plano, pero lo que Ruciello logra es contar una historia que excede a Omar, que busca además otros sentidos. Un cine en concreto es un documental sobre la pasión y sobre el amor por el cine. En la misma línea que el inolvidable Jorge Mario, el protagonista-héroe de pueblo de Amateur, de Néstor Frenkel, Omar cuenta con el apoyo de los vecinos, de las autoridades, incluso de personas de otros pueblos y ciudades que escuchan su programa de radio, que comparten su verdadera vocación.
 
Desde material de archivo -fotografías de la familia Borcard, publicaciones del ex Cine Mitre- hasta planos de una belleza poética, el documental alcanza una sensibilidad única, sin ningún tipo de regodeos, en la voz de su protagonista. "No tenía forma de comprar el proyector. Cerraba los ojos y soñaba con ver la luz de la lente, con la imagen en pantalla, con el sonido. Siempre soñaba con esas cosas", comenta Omar, mientras observa con cierta nostalgia el hall de una biblioteca, en la que antes existía una sala de proyecciones. Y entre todos esos recuerdos, un haz de luz natural ilumina el polvillo de un sitio en construcción, como si fuera el fulgor de un antiguo reflector en busca de su espectador ideal.
 
 
Ezequiel Vega
 
 
Proyecciones
Hoy, lun 20, 18:00 AMB3

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival