«Restaurar es hacerse preguntas todo el tiempo»

En el Salón Recova del Hotel Provincial tuvo lugar la charla ¿Cómo se restauraron los clásicos del cine? Davide Pozzi y Fernando Madedo, dos de los profesionales más importantes en el ámbito de la preservación y restauración audiovisual, expusieron sus saberes y contaron detalles sobre el trabajo realizado en las películas de la sección Clásicos Restaurados, programadas para esta 32° edición.   
La progresiva desaparición del fílmico y su reemplazo por las nuevas tecnologías digitales es un controvertido debate para el mundo cinematográfico. La cuestión acerca de si el DCP significa la muerte del material fílmico afecta no solamente al presente, sino que también es una pregunta referida al pasado: ¿qué lugar ocupa el rico legado de celuloides que son la propia historia del cine?

Davide Pozzi es el director de L´immagine Ritrovata, el laboratorio italiano –que posee además una sede en Hong Kong- especializado en restauración de la Cineteca di Bologna. Por sus manos pasan, cada año, centenares de fílmicos en diversos estados de conservación y copias provenientes de todo el mundo. A veces, según sus propias palabras, ha llegado a cotejar hasta 60 versiones de un mismo título. La labor puede parecer ardua, pero no lo es para este erudito cinéfilo que sostiene que el principal requisito para llevar adelante su tarea es “la pasión y el amor por el cine”.
 
 
 
Una sala expectante y llena de curiosidad siguió la nutrida exposición de este joven pero experimentado restaurador italiano. Alguien del público le confesó haber visto seis veces la versión original de Blow Up y agradeció la bella versión restaurada. La charla abordó desde problemas metodológicos hasta dilemas éticos propios de su profesión -¿cuál es el límite en el proceso de restauración? ¿cómo respetar el concepto original del realizador?-, pasando por diversas anécdotas sobre su trabajo con  películas clásicas.

Fernando Madedo, delegado organizador de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional (CINAIN), acompañó la exposición desde su lugar de moderador con agudas reflexiones sobre el estatuto de la noción de “pieza original” en el séptimo arte, y resaltó la importancia y la necesidad de una cinemateca nacional que conserve nuestra historia.    

El público, con calurosos aplausos, le dio cierre a un original encuentro que resultó la introducción a un mundo para muchos conocido pero poco explorado.
 
 
Gustavo Toba
 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival