Sylvie Pialat - El amor existe

"La producción es un encuentro con el director”. Por primera vez visita la Argentina. Y el Festival tiene el lujo de contar con la presencia de una de las productoras francesas más reconocidas. En la tarde de ayer tuvo lugar un cálido encuentro con el público como parte del ciclo Charlas con Maestros. Hoy, presenta Les Gardiennes, de Xavier Beauvois, película en Competencia Internacional.
Luego de un exhaustivo viaje por sus trabajos a cargo del director artístico del Festival, Peter Scarlet, Sylvie agradeció de manera singular el retrato glorioso de su carrera profesional: “Por una parte me pone triste porque si se puede hablar de tantas películas, me doy cuenta de que el tiempo pasa, pero por otro lado es un gran halago”.  

“En la vida como en el cine siempre hay cosas impredecibles”. Con esta máxima Peter Scarlet dio comienzo a un diálogo ameno con la productora francesa. Desde sus inicios como asistente en la película À nos amours, de quien luego fuera su marido Maurice Pialat, hasta su época de guionista en cuatro de sus películas, Le Garçu, Police, Bajo el sol de Satán y Van Gogh -las dos últimas se proyectan en esta edición del Festival-, todo fue revisitado por Sylvie, con la pasión de quien ama lo que hace. Sin embargo, confesó que “cuando una es productora nunca se tiene la sensación de haber logrado plenamente lo que una quería”.
 

En los últimos 20 años, Sylvie Pialat ha producido más de 40 películas de realizadores muy diversos. Desde Abderrahmane Sissako -Timbuktu, 2014-, Lisandro Alonso -Jauja, 2014- Alain Guiraudie, -Rester Vertical, 2016, El desconocido del lago, 2013-, entre tantas otras. “Me gusta trabajar con directores que compartan el entusiasmo y las ganas de trabajar”, aseguró Pialat acerca de la ardua tarea de producción. “Los puedo acompañar en la aventura, pero tiene que ser una aventura divertida”, agregó.

La productora remarcó la importancia de seguir los instintos. Al hablar de sus comienzos en el cine habló de su trabajo en un restaurant argentino en París en el que conoció a mucha gente de la industria, entre ellos a Olivier Assayas. “Teníamos los dos 20 años y yo estudiaba latín y griego para contentar a mi padre”. Y agregó: “Finalmente dejé todo y le dije a la gente de cine: ‘¡Aquí estoy, estoy con ustedes! Y a nadie le importó’”, bromeó.

“Hicimos la película y luego se casó conmigo”, puntualizó sobre sus comienzos en el cine y sobre el amor que surgió durante la realización de À nos amours, de Maurice Pialat. “Fueron 20 años maravillosos de vida en común” y agregó: “Hay una diferencia entre aquellos que tienen ganas de hacer películas y aquellos que están iluminados por el dedo de Dios y realmente necesitan hacer cine de una forma vital”, comentó sobre la experiencia enriquecedora de trabajar a la par de su marido, quien falleció en 2003.

Para concluir la charla habló del trabajo con Xavier Beauvois en Les Gardiennes, película que forma parte de la Competencia Internacional de este año, y que hace foco sobre las consecuencias de la Primera Guerra Mundial.  “En Francia en este momento es muy costoso poder reflejar lo que sucedió en las batallas. Esta película tiene otro enfoque, está filmada en el campo, en un periodo de varios años durante la guerra, y creo que es este nuevo eje narrativo que ha atraído a los inversores”. Para Pialat el hecho de que sea una película que hace foco en un grupo de mujeres, que quedan solas en una granja cuando los hombres son enviados al frente, no la convierte en una película feminista. Todo lo contrario. “Es una película hecha como homenaje a las mujeres, que fueron heroicas, y que vivieron más allá del dolor. Si lo pensamos bien, somos hijos de estas mujeres”, sentenció Sylvie.

La primera visita a la Argentina de la productora francesa ha sido un lujo de nuestra edición ¡Y la aventura continúa!
 
Agustina Salvador
 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival