#Retrospectivas

La construcción de los relatos

El 33º Festival le dedica una retrospectiva a la cineasta colombo-francesa Laura Huertas Millán, que expone la gran variedad de sus recursos y la libertad con la que se aproxima a las personas, la historia y sus representaciones pasadas y posibles. En este diálogo hablamos de las ideas que impulsan sus películas, y las narrativas que estas desarticulan. Además, Huertas Millán es jurado de la Competencia Estados Alterados.

 

 

 

¿Cómo te acercaste a la etnografía?

Yo vengo de las artes visuales, y si bien llevo casi 20 años viviendo en Francia, soy de origen colombiano. Toda esta historia de inmigración tuvo mucha incidencia en mi trabajo, y en particular empecé hace 10 años a trabajar en torno a la idea del exotismo. Esto me llevó a investigar sobre las primeras imágenes antropológicas sobre América hechas desde el punto de vista europeo, entonces de allí surgió un interés por la antropología. Y tiene varios ecos con mi vida personal, por el hecho de que la antropología está basada en la idea de una diferencia cultural, y como yo tengo varias culturas es algo que tiene mucha incidencia en mi propia vida. El hecho de ser inmigrante en Francia y de investigar la historia de las miradas europeas hacia América me permitieron comprender muchas de mis dificultades para integrarme a cierto contexto allá en Europa, o ciertas fricciones que todavía existen entre nuestras culturas.

 

Tus películas dialogan mucho con estos registros europeos sobre América. ¿Qué es lo que encontraste en ellos?

Precisamente esta serie de cortometrajes que hice alrededor de la idea del exotismo partía de textos teóricos como los de Edward Said, que escribió sobre el orientalismo y la construcción de lo exótico, de cómo se construye una otredad y se objetiviza una diferencia cultural, o de Frantz Fanon. Todos los estudios poscoloniales en esa época tuvieron mucha incidencia. Así fue que empecé a mirar más de cerca estos relatos de los viajeros europeos que describieron América para el público europeo durante el proceso de colonia y de conquista. Estos textos ya los tenía presentes, porque durante mi infancia en Colombia fue la celebración del quinto centenario, que me imagino que en Argentina fue lo mismo, y allá en Colombia tuvimos una educación en la que nos decían que Cristóbal Colón era lo máximo, que menos mal que vino a civilizar América, etc. Entonces, claro, leyendo a Said y a Fanon empecé a sentir un escozor con esta educación. Y volví a los textos y documentos de lo que se suponía que es la historia de nuestros países con un ojo más crítico. Me interesó reparar en cómo estos textos están elaborados de una manera muy ficticia; investigué sobre varios relatos que fueron escritos en siglos diferentes –algunos en el Siglo XVI, otros en el XVII, otros en el XVIII– y todos están estructurados de la misma manera. En todos ellos también había figuras que volvían, como los murciélagos gigantes que chupan la sangre de los hombres en la selva. Entonces empecé a pensar que tal vez estos textos, antes del supuesto descubrimiento de América, mostraban que los viajeros ya tenían un imaginario del viaje, que venía de épocas medievales, o de los viajes de Marco Polo, y que estaban describiendo un imaginario cultural que ya existía.

 

...Y que los nativos venían a llenar, simplemente.

Sí, a llenar ese miedo a una diferencia.

 

En películas como La libertad, vos sos la que realiza un registro etnográfico. ¿Cómo te acercás a las personas desde una visión contemporánea?

Hay algo que está presente en mi trabajo y es que yo no siento que tenga una identidad fija como artista, sino que cada proyecto es una experiencia muy completa. La película que resulta de ese proceso siempre me lleva a terrenos formales que son nuevos para mí también. Entonces no tengo un programa de elaboración compacto que repito, sino que lo voy inventando cada vez. Sí es verdad que en La liberad hay un acercamiento etnográfico pero más contemporáneo, como tú bien lo dices, porque efectivamente a mí me interesó mucho la etnografía en sus principios, en sus vínculos con el colonialismo, y luego eso me llevó a hacer un doctorado de práctica alrededor de la idea de ficción etnográfica, partiendo de esta idea de que la etnografía era una ficción, construida desde cierto ángulo y perspectiva. Pero luego, durante este doctorado, conocí antropólogos actuales, y me di cuenta de que finalmente la etnografía ya estaba tomando un giro decolonial, y empecé a hacer una serie de películas en las que pensaba esta idea de cómo hacer ficciones incluyendo elementos de la etnografía. Entonces en La libertad, que es el trabajo más cercano a un documental de inmersión que he hecho, sí fue un proceso de pasar tiempo con la familia de tejedores, y a partir de esa situación real ir construyendo abstracciones porque el tema que más me interesaba con la película era una abstracción también, el tejido como un proceso de escritura hecho desde el punto de vista de las mujeres, como historia alternativa a las historias oficiales. Pero cada película construye su espacio.

 

¿Cómo lográs que tus decisiones formales vayan de la mano de tu discurso?

Es difícil la pregunta. Aunque mi trabajo es muy discursivo, y está muy vinculado con la investigación, hay una parte que también es muy opaca para mí, que es intuitiva, que es también sensorial y que es una experimentación de estar con alguien, pasar tiempo. Entonces creo que, formalmente, nunca parto de un presupuesto formal, sino que más bien el dispositivo que propone la película siempre es el resultado de una relación, y para mí es importante esa cuestión porque a veces siento que en el cine documental, o vinculado con lo real, la relación con las personas filmadas no se construye. Entonces yo trato de inventarme estructuras para crear relaciones, y que esas relaciones sean plasmadas de manera sensorial en la imagen, para que no tenga que explicarlas con una voz en off, que pueda utilizar recursos que no sean la entrevista, o la filmación frontal. Voy creando estrategias para deshacerme de esos tics de lenguaje que puede tener el cine.

 

 

Funciones

Laura Huertas Millán - Programa 1

MIE 14 - 22:15 - PAS 4

SAB 17 - 12:00 - CIN 1

 

Laura Huertas Millán - Programa 2

MIE 11 - 16:00 - PAS 2

LUN 12 - 18:00 - PAS 2

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival