«La dinámica entre nosotras se traslada a la película»

Entrevista a April Mullen, Stephanie Fabrizi y Melissa Coghland, directora, guionista y productora respectivamente, de Below Her Mouth, que se presenta hoy en la sección Autores.
Below Her Mouth es una de las propuestas más intensas del Festival. Narra la historia de amor entre una chica obrera y una diseñadora de vestimenta, de diferentes clases sociales. Las artistas canadienses April Mullen -directora- Stephanie Fabrizi- guionista- y Melissa Coghland -productora- están en el Festival para acompañar las proyecciones.

"Empecé a escribir el guión en agosto de 2012 y empezamos a filmar en octubre de 2015”, cuenta Fabrizi. "La idea surgió de poder representar historias de LGTB y, específicamente, mostrar un gran romance entre dos mujeres de forma honesta y natural. Los personajes, Dallas y Jazmine, fueron  lo primero que imaginé. Generalmente cuando escribo, los personajes vienen primero y escribo la narración en base a ellos”.

Fabrizi y Coghland son socias y trabajan hace tiempo juntas. April Mullen se incorporó más tarde al proyecto. Para la primavera de 2015, ya estaban colaborando para llevar adelante el film. 

"April tenía una gran visión para la película. Ella entendió perfectamente lo que queríamos hacer. Era la persona perfecta y tenía mucho para dar. La química entre nosotras en el set era como la de las protagonistas, pero con la ropa puesta”, comenta Melissa Coghland. 

"La dinámica entre nosotras tres es muy fuerte y eso se traslada al espíritu de la película”, añade April. "Cuando leí el material sentí que era algo que se relacionaba con mi pasado, algo que me era familiar como si hubiese hecho esta película en otra vida. Cuando las conocí a ellas, entendí la idea, leí el guión y vi a los personajes, pensé que esto iba a ser algo que me iba a dar orgullo dirigir”. 

Con respecto a los desafíos que presentaba Below Her Mouth, las tres coinciden que no fueron muy distintos a los de cualquier otra película. "El casting, encontrar la química perfecta entre dos mujeres, y que puedan transportarlo naturalmente a la pantalla”, comenta April al respecto.

"El cronograma de trabajo también fue un desafío”, agrega Melissa. "Filmamos todo en diecinueve días y queríamos tener un equipo técnico compuesto únicamente por mujeres. No fue fácil. Fue muy difícil y un desafío especial para esta película. Por suerte, a la compañía productora le encantó la idea. Fue una elección creativa. Todos los inversores nos apoyaron desde el principio”. 

Para April el secreto de la película son sus protagonistas, Natalie Krill y Érika Linder. "Cuando ves dos personas que se conectan, fuera y dentro de la pantalla, ves la forma que se mueven, en la que respiran, que se miran y se escuchan, tenés que elegirlas. Es una chispa instantánea. Tenés todos los ingredientes”. 

"Pero las estuvimos buscando por bastante tiempo”, recuerda Fabrizi. "Son dos personajes completamente diferentes y queríamos dos estilos e ideas distintas. Cuando esos dos mundos chocan, se consigue esa electricidad que se ve en pantalla”. 

Un aspecto fundamental del film es la diferencia de clases sociales de las protagonistas, pero para la guionista eso no representa a la sociedad canadiense. "Quería hablar específicamente sobre la comunidad Queer y la cultura LGTB. Son dos personajes opuestos económicamente, pero cuando ambas entran en el club y se ven entre sí, se conocen, no importan las diferencias sociales”. 


Sobre la estética de la película comenta que cuando leyó el guión lo primero que pensó fue en una mujer saltando de un trampolín y un millón de colores explotando en el aire, representando la libertad, el arcoíris y la alegría. "El guión era muy cinematográfico. Quería mostrar una historia de amor lo más natural posible y sin artilugios. La estética de Dallas debía ser colorida, usamos luces de neón, colores brillantes con ella; mientras que el estilo de Jazmine era más pulido. La estética de la película proviene de lo que proyectan lo personajes y su contraste en la pantalla. Cuando se mezclan se forma una triple imagen, como una colisión de texturas y colores”.

A pesar de la independencia y libertad con que fue producida Below Her Mouth, en muchos países sigue habiendo prejuicios con respecto a la temática del film. La productora Melissa Coghland aclara que ellas no lo sintieron. "Lo que realmente ven los distribuidores es la historia de amor. Saben que es una historia queer. Igual, tuvimos suerte porque enseguida conseguimos distribución y derechos de televisación en Canadá.  Incluso en Netflix. Creemos que últimamente se está buscando este tipo de material gracias a numerosas series; el impacto de la película Carol también influyó. La gente quiere ver estas historias, y los distribuidores lo entienden y nos apoyan”.

Mullen coincide con Coghland y añade: "la respuesta del público siempre fue muy buena. La recibieron muy bien, con mucho entusiasmo. En Argentina, tuvimos muy buenas proyecciones. Había cineastas jóvenes entre la audiencia. Mujeres jóvenes y hombres se acercaron a nosotros para felicitarnos y agradecernos. Es importante para nosotras porque significa que se sintieron identificados con los personajes”.

"Cuando la gente deja la sala, se van con una sensación de inspiración y libertad. A veces, te olvidas de la película cuando dejas el cine, pero en este caso, te vas con una sensación positiva, incluso semanas o meses después de verla. Cuando vemos a un extraño entusiasmarse con la película o ruborizarse, creemos que el resultado es positivo”, agrega la guionista. 

April Mullen, antes de debutar como directora fue actriz y eso influye en el trabajo final. "Me siento afortunada de haber tenido un entrenamiento extenso y exhaustivo como actriz. Cuando  me comunico con los actores hay confianza y nos comprendemos. Me gusta ser valiente y tomar las riendas de la comunicación. Sé que cada persona que dirijo tiene una trayectoria diferente -Érika Linder es modelo por ejemplo- y me preocupo para que cada una brille a su manera”.   

Las tres esperan volver a trabajar juntas en próximos proyectos. "Me gustaría continuar el trabajo sobre las diferentes clases sociales. Me parece un gran tema. Especialmente con la inmigración y el amor”,  define Fabrizi. "Mis padres son inmigrantes italianos, y es un tema personal para mí. Además, porque están sucediendo muchas cosas al respecto en Estados Unidos, Canadá y Europa. Pero me gustaría seguir trabajando con April porque es muy natural y, también, cruda en la forma de narrar”. 

Below Her Mouth va a seguir recorriendo el festival hasta su estreno oficial en Canadá, el 14 de febrero, el día de los enamorados, pero posiblemente se estrene en el resto del mundo. "Estamos muy felices por eso”.

R.G. Weisskirch - Luciano Beltrami

Proyección:
Hoy, Jue 24, 19.40 – ALD 2 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival