Retrospectivas

La eterna edad dorada

A través de obras imperdibles y de proyecciones presentadas por sus propios autores, los focos y retrospectivas de esta edición presentan una indispensable lista de títulos que no pueden pasarse por alto. Francia, Argentina, Yugoslavia, Estados Unidos, Rusia, España, Corea del Sur, Italia y Reino Unido, presentados en un crisol en función de mostrar lo mejor del panorama histórico internacional, en el sitio exacto para el cual fueron concebidas: una buena sala de cine.

 

Para contemplar y entender lo que vendrá, hay que dirigir la mirada hacia lo que pasó. Esta expresión es válida para todo análisis histórico, y el universo cinematográfico aporta, año tras año, claros ejemplos de una edad de oro en constante movimiento.

La mirada al pasado que propone el Festival en todas sus ediciones se expresa en una serie de retrospectivas y focos para todos los gustos y todas las edades. Una exposición de los diversos géneros, épocas y emociones posibles. La comunidad cinéfila podrá disfrutar de títulos en copias impecables y restauradas que marcaron una época -desde Pizza Birra Faso de Adrián Caetano y Camila de María Luisa Bemberg, hasta Octubre de Sergei Eisenstein y Grigoriy Aleksandrov y Lucía de Humberto Solás- y trabajos radicales que dejaron su huella en las futuras generaciones -la retrospectiva imperdible del director yugoslavo Zelimir Zilnik, con 19 títulos desde la resistencia, como Early Works, Paradise - An Imperialist Tragicomedy y Marble Ass.

En esta línea de retrospectivas, nombres como los de los directores franceses Claude Lelouch y Maurice Pialat llevan a pensar en un recorrido por sus películas más importantes, con elencos protagónicos de talla internacional. Con la presencia del mismísimo Lelouch y de Sylvie Pialat -esposa de Maurice y productora de varios de los títulos más importantes de los últimos años-, las funciones serán eventos imperdibles para todos los espectadores.

Otra de las figuras presentes será el camaleónico Ado Arrietta, reconocido habitué del Festival, que nos deslumbrará con gran parte de sus cortometrajes y largometrajes. Sus obras destilan pura cinefilia -puede verse su amor por Jean Cocteau y Robert Bresson, pero con la impronta propia de este artista- y una sensibilidad poética que alcanza su cumbre en Les intrigues de Silvia Couski, Belle Dormant y Flammes.  

Y para los amantes de esos mundos extraños en los cuales conviven lo aparentemente normal de lo cotidiano con lo siniestro y con lo perverso, la sección Generación VHS ofrece una programación con títulos que toda sala de cine desearía proyectar en la mejor calidad: desde Twin Peaks: Fuego camina conmigo del inigualable David Lynch, hasta un viaje laberíntico y extremo con Doble de cuerpo del maestro Brian de Palma, entre varias maravillas más.

Las salas del Festival esperan pacientes a todos los que quieran deleitarse con estas obras maestras de la gran pantalla, con la calidad y el sonido que se merecen, y con la posibilidad de conocer a varios de sus autores en ese mismo lugar, en compañía de sus trabajos más preciados. 

 

Ezequiel Vega

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival