Panorama

LAS VIEJAS Y NUEVAS ADICCIONES

Con uno de los contenidos más esperados por el público del Festival, la sección Panorama acerca las últimas películas, tanto de autores reconocidos como de las nuevas promesas, que todo amante del cine tiene que conocer. A través de un recorrido sintético -pero jamás abarcativo-, aquí van algunos de los títulos que ninguno de los lectores debería dejar pasar. 

 

Condensar exitosamente una pluralidad de géneros y estilos en un corpus cinematográfico es una tarea que, año tras año, se evidencia cuando se anuncia la vasta programación de la sección Panorama. El trabajo de encontrar puntos en común entre vastas filmografías y ofrecer los títulos internacionales más resonantes e interesantes de estos tiempos, es una tarea que se refleja no sólo en la calidad de tamaña diversidad, sino en el éxito de las proyecciones a sala llena. Todos quieren estar ahí cuando el proyector ilumina la pantalla.  

Desde monstruos sagrados como el francés Mathieu Amalric -quien vuelve a ponerse detrás y delante de cámara en Barbara-,  hasta la primera película de Bertrand Mandico –Les garçons sauvages, una maravilla que recuerda a Lord of the Flies y, por qué no, a Guy Maddin. Desde el registro de la vida y obra del genial músico uruguayo Hugo Fattoruso en el retrato Fattoruso, hasta un análisis minucioso de toda la famosa escena de la ducha de Psycho en el documental 78/52. Y la lista recién comienza.  

Las últimas producciones de dos de los más grandes documentalistas del cine -Frederick Wiseman con Ex Libris - New York Public Library, y Claude Lanzmann con Napalm- se centran en la historia, pero desde temas tan diversos como, por un lado, la vigencia de una de las más grandes bibliotecas públicas, y por el otro, la guerra más cruel y despiadada. Quizás en un lugar intermedio de conexión -por modalidad y por ser, en cierto modo, un registro histórico- se encuentra el último largometraje de Abel Ferrara, Piazza Vittorio, un documental sobre la famosa plaza de Roma y la realidad de la inmigración. Con similitudes temáticas, El mar la mar es otro de los títulos que se aproxima a esta cuestión; filmada en la frontera entre México y Estados Unidos, aborda con una sensibilidad poética y una fotografía deslumbrante, los problemas que enfrentan los inmigrantes en el desierto de Sonora. Y para completar el panorama, la monumental Marea humana, un registro épico de 140 minutos, que documenta la situación de más de 2000 refugiados a lo largo de todo el mundo. 

Para los amantes del cine indie -esas películas de bajo presupuesto sobre historias gigantes en envases pequeños- se pasarán títulos como Person to Person -comedia dramática con un elenco que incluye a Michael Cera y Philip Baker Hall-, la inquietante Thirst Street de Nathan Silver, la portuguesa Verão danado -sobre jóvenes errantes en las calles de Lisboa- y la israelí Fuck you Jessica Blair, opera prima de la directora Karni Haneman, quien además protagoniza la película, en sintonía con su compatriota Hadas Ben Aroya en su People That Are Not Me -ganadora del Astor de Oro a Mejor Película en el 32° Festival. 

Los visitantes más pequeños del Festival también tienen sus asientos reservados, con aventuras en distintos formatos y duraciones. Los largometrajes Mi mundial -una historia coming of age sobre el mundo del fútbol juvenil y el camino a la adultez- y Natacha -basada en los libros del músico Luis Pescetti, sobre dos pequeñas amigas con una gran imaginación- prometen entretenimiento y diversión asegurada para grandes y chicos. 

Y en la vereda opuesta, para quienes buscan su cuota de gritos, sangre y medianoches más negras que la oscuridad de la sala, contarán con el privilegio de asistir a la proyección de la última película de S. Craig Zahler, Brawl in Cell Block 99 -con el protagónico que Vince Vaughn siempre quiso tener. También se verá la italiana Sicilian Ghost Story -terror adolescente en la línea de Let the right one in- una dosis del mejor terror local con Los olvidados de los hermanos Onetti, y la esperadísima Laissez bronzer les cadavres, la última producción de la dupla Cattet-Forzani. 

Y hay muchísimos títulos más, claro. Abran el catálogo, la guía de programación y armen el recorrido. Quedan advertidos.

 

Ezequiel Vega

 

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival