Sólo una cuestión de actitud

Con la cineasta Tamae Garateguy como invitada, se brindó la última de las charlas del Seminario de Cine de género del Festival. La directora habló de su trayectoria, de su relación con el ambiente, y de cómo la provocación puede ser uno de los atractivos que inician recorrido por diferentes festivales. 

Un denominador común que se destaca en toda conversación en festivales nacionales –o incluso a la salida de las salas en estrenos y proyecciones independientes- es el grado de camaradería que existe en la escena del cine de género. Si bien existen espacios competitivos que nuclean a gran parte del panorama local de dicho segmento -el festival Buenos Aires Rojo Sangre o BARS, el 1000 Gritos, o el flamante Mar del Plata Fantástico-, cualquier espacio es bienvenido como excusa para que directores, productores y personajes del ambiente se unan para apoyarse mutuamente, como una suerte de cofradía. 

Tamae Garateguy -realizadora de producciones con un estilo único, con dosis de sexo y ultraviolencia- entiende que el cine argentino está en su edad de oro, y que la comunidad que engloba al nicho del terror o del suspenso funciona como un punto de encuentro amigable y necesario. "Todos se toman las victorias ajenas como propias. Nos invitamos mutuamente a funciones, charlamos en bares. En otros ámbitos, eso no pasa”, comenta Garateguy. 

Aún con las dificultades que implican permanecer en salas argentinas, y las limitaciones impuestas por los tanques hollywoodenses, Garateguy incentiva al público presente a no pasar desapercibidos si desean ingresar en el terreno de los festivales. "Mi consejo es que no se autocensuren. Mandar copias a todos los festivales que puedan; uno puede enviar a Cannes sin ningún tipo de expectativa y, de repente, quedar seleccionado”. 

Si bien existen distribuidores interesados en descubrir nuevos talentos, y el pago de este tipo de servicios está en crescendo, Garateguy brindó un listado de festivales ineludibles para todo aquel interesado en acercarse a este mundo tan particular. 
Desde Asia -Bifan, Scream Queens-, Norteamérica –Fantastic Fest, Etheria, South by Southwest- Europa -Fright Fest, Sitges, BIFF- hasta Latinoamérica -Mórbido, Fantaspoa, y los anteriormente mencionados de nuestro país-, el interés por el género no hace más que expandirse, incluso hacia otros mercados. "Los festivales clase A le dan mucha importante a las secciones de Medianoche, como el caso de Sundance o Toronto”, agrega la entrevistada.  

Al comenzar a movilizar un corto, medio o largometraje, se abre un universo de viajes y giras que no sólo enriquecen a la producción, sino que abre un panorama de contactos para directores y productores de todo el mundo. "No hay que ser tímidos”, comenta Garateguy. "Lo más importante es pitchear lo que tienen, y sociabilizar lo más posible. Festivalear abre muchas puertas”. Y si -además de viajar por el mundo-, la producción obtiene premios y/o menciones, eso suma un prestigio y un reconocimiento que legitima el esfuerzo y el trabajo propio.  

Otro de los elementos a considerar según Garateguy es el de la incorrección política. Es decir, partir de la provocación para destacar sobre el panorama general. Según la directora, "la prolijidad no empata con la búsqueda del provocar. No sé si hoy en día es interesante ese tipo de comodidad”.
 
Desde su propia experiencia, la búsqueda de apoyo y circulación de su material partió de llevar elementos como fotos, afiche, algún teaser que permita convencer del potencial del producto. "Hice del defecto, una virtud. Frente a quienes no pensaban que podía realizar mi película como yo lo deseaba, filmé y llevé un video. Eso sí, no abusen; más de 40 segundos de video puede aburrir muchísimo”. 

Los festivales fantásticos son el hogar al que todos los directores de género quieren llegar. Lo importante -por sobre todas las cosas- es llegar allí con una identidad definida, poder ser como uno desea ser, y que el resultado lo represente. "Hay que encontrar el lugar de uno; partir de lo local, con un fuerte contenido visual y, obviamente, tener una buena historia. Estas cosas juntas son las que llaman la atención, las que ponen las miradas sobre vos”, aconseja Garateguy.  
 

Ezequiel Vega

NEWSLETTER

Recibe todas las noticias del festival