Historia

35º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata del 21 al 29 de Noviembre de 2020

Desde 1954, el Festival de Mar del Plata –único en Latinoamérica de Categoría “A” – refleja el universo del cine argentino e internacional y se consolida como una plataforma de desarrollo e intercambio de la industria cinematográfica y audiovisual: una cita obligada para realizadores, productores, actores, distribuidores y cinéfilos.

PRESENTACIÓN 

El Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), promueve la actividad cinematográfica en todas sus formas, y en sus pantallas se exhiben películas de diversos orígenes, temática y estilos. En él conviven la tradición del cine clásico con las nuevas tendencias, las nuevas voces y las nuevas tecnologías. Cada año, más de 130.000 espectadores acompañan su programación –que cuenta con más de 300 títulos– y sus actividades especiales, en la que se dan cita invitados nacionales e internacionales.

El Festival está históricamente organizado en distintas secciones.

La primera de ellas es la Competencia. Con jurados cuidadosamente seleccionados para cada edición, se premian películas de Competencia Internacional, Competencia Latinoamericana de Largometrajes y Cortometrajes, Competencia Argentina de Largometrajes y Cortometrajes, Competencia Estados Alterados y Work in Progress.

La segunda sección es la de Panorama, y en ella los espectadores podrán encontrar lo mejor de la producción internacional más reciente. Directores consagrados conviven con nuevos talentos y distintos focos temáticos como los de Mar de Chicos –destinado al público infantil–, Banda Sonora Original –para películas que tienen a la música como protagonista– o Super 8 – 16mm –dedicada a estos históricos formatos–, entre otros como Hora Cero, Generación VHS y Las Venas Abiertas.

La tercera sección se dedica a los Homenajes y Retrospectivas y busca actualizar la trayectoria de directores prestigiosos con el objetivo de que sean puestos otra vez en circulación. Además, esta sección permite dar lugar a nuevas tendencias cinematográficas a partir de diversos focos sobre realizadores actuales que de otra manera no llegarían a las salas. Se trata de una sección clave para valorar obras en función de su herencia cultural para el cine del presente y del futuro.

Una cuarta sección se concentra en las Restauraciones, el patrimonio cultural cinematográfico nacional e internacional que es puesto en valor nuevamente para que el público pueda disfrutar de las viejas glorias de la historia del cine.

Por fuera de las pantallas, el Festival se caracteriza también por el atractivo de sus Actividades Especiales; entre ellas, charlas con Maestros, mesas redondas, presentaciones de libros, proyecciones especiales y seminarios de nueva crítica. La edición de 2018 contó además con la primera y exitosa edición del Foro de Cine y Perspectiva de Género, un espacio clave para reflexionar y visualizar las desigualdades en el sector audiovisual. 

UN FESTIVAL CON HISTORIA

Hace 66 años, Argentina le daba la bienvenida al Primer Festival Cinematográfico Internacional de Mar del Plata. Desde ese primer gran paso a hoy, el país y el mundo han sido testigos del cambio y del crecimiento del universo cinematográfico.

El Festival, único en Latinoamérica de Categoría “A”, fue concebido en 1954 bajo la presidencia de Juan Domingo Perón, como Primera Muestra Cinematográfica (no competitiva), en la que se resaltó al cine como espectáculo. Mar del Plata fue elegida como sede de esta fiesta del cine por ser el destino turístico por excelencia. En su primera edición, 18 países estuvieron representados por 52 largometrajes y 49 cortometrajes de realizadores como Vittorio de Sica, Luis Buñuel, Anthony Mann e Ingmar Bergman, entre muchos otros. Así, quedó inaugurado un espacio de interés en el ambiente intelectual y cinematográfico que hizo posible la creación del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

En 1959, el Festival se convirtió en competitivo. Organizado por la Asociación de Cronistas Cinematográficos Argentinos, en esa edición aparecen los Jurados y los Premios. Año tras año, los premios fueron ganando prestigio y el Festival creció hasta convertirse en el más importante de América Latina. En 1959, la estatuilla oficial fue denominada El Gaucho, una creación del escultor Pascual Buigues.

De 1959 a 1970 se realizaron diez ediciones. La de 1964 fue en la ciudad de Buenos Aires, y en 1967 y 1969 se alternó con el Festival de Río de Janeiro. Estos festivales fueron los acontecimientos culturales más importantes de la época. Las cinematografías europeas estuvieron representadas, entre otras, por la Nouvelle Vague francesa, el más destacado cine de los países socialistas, el mejor neorrealismo italiano, la irrupción de Ingmar Bergman y la cinematografía sueca, y la excelencia del cine inglés. De los Estados Unidos llegaron películas que, por su alto nivel temático, técnico y actoral, fueron premiadas en diversas ocasiones.

Con el paso de los años, el Festival se afianzó como un espacio de reflexión sobre los nuevos movimientos cinematográficos y recibió a teóricos, periodistas y cineastas de todas las latitudes. Entre las personalidades internacionales que concurrieron se puede mencionar a Paul Newman, Vittorio Gassman, Jean-Paul Belmondo, Anthony Perkins, Ugo Tognazzi, Maria Callas, Maria Schell, Marie Laforet, Harriet Andersson, George Hamilton, Tom Courtenay, Mario Moreno (Cantinflas), François Trufffaut, Tony Richardson, Pier Paolo Pasolini, Gilo Pontecorvo, Andrzej Wajda, Edouard Molinaro, Pierre Kast, Karel Reisz, Jacques Tati, Toshiro Mifune, Curt Jürgens, Cesare Zavattini, Josef von Sternberg, Alfred Bauer, Abel Gance, Vincent Minelli, Lee Strassberg, Andrzej Munk, James Mason, Maximilian Schell, Catherine Spaak, Tomas Milian, Ettore Scola, John Gavin y Jerzy Passendorfer.

En 1996, comenzó la segunda etapa del Festival. Luego de 26 años de ausencia, se reposicionó como un acontecimiento artístico-cultural imprescindible para todo el panorama cinematográfico.

Desde entonces a esta parte, han concurrido al Festival, entre muchas otras personalidades, Jacqueline Bisset, Elsa Martinelli, Raquel Welch, Francisco Rabal, Amparo Soler Leal, Lina Wertmüller, Percy Adlon, Arturo Ripstein, Pilar Miró, Dino Risi, Antonio Ferrandis, Abbas Kiarostami, Maria Grazia Cucinotta, Catherine Deneuve, Geraldine Chaplin, Dominique Sanda, Sonia Braga, Emily Watson, Julie Delpy, Nikita Mijalkov, Alex de la Iglesia, Liv Ullman, Jeremy Irons, Gerard Depardieu, Helen Mirren, Paolo y Vittorio Taviani, Mario Monicelli, Hanna Schygula, Kathleen Turner, Héctor Babenco, Ken Russell, Susan Sarandon, Tim Robbins, Krzystof Zanussi, Michael Winterbottom, Abel Ferrara, Juliette Binoche, Sarah Polley, Kathryn Bigelow, Tommy Lee Jones, José Wilker, Javier Fesser, Bruno Ganz, Jerzy Skolimowsky, Greta Gerwig, Willem Dafoe, Victor Kossakovsky, Alex Cox, Joe Dante, Sandrine Bonnaire, Bertrand Bonello, Pierre Étaix, Bong Joon-ho, John Landis, Viggo Mortensen, Claire Denis, Paul Schrader, Francisco Lombardi, Carlos Vermut, Nacho Vigalondo, Arnaud Desplechin, Atom Egoyan, Marco Mûller, Johnnie To, Vittorio Storaro, Olivier Assayas, Ted Fendt, Renée Zellweger, Pierre Léon, Jean-Pierre Léaud, Léos Carax, Pierre Richard, Haden Guest, Ignacio Agüero, Jonás Trueba, Lee Ranaldo, Leah Singer, Nicole Brenez, Onur Tukel y Thomas Heise.

Con la bella ciudad balnearia de Mar del Plata como marco, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata representa además una plataforma de relevancia para exhibir la producción argentina, y es terreno fértil para el encuentro entre profesionales, la circulación de las obras y la creación de nuevos públicos.