Newsletter

35° FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE MAR DEL PLATA: LO MÁS DESTACADO DE LAS ACTIVIDADES DEL DÍA 4

Las Actividades Especiales continuaron en la jornada de ayer, en la que se llevó a cabo la Charla con Maestros que tuvo a Walter Hill como protagonista. Además, se realizó la sesión online en la que se dieron a conocer los proyectos que conforman la Competencia En Tránsito / Work in Progress, y la presentación del libro dedicado a María Luisa Bemberg, entre otras.

“Todos saben que odio las entrevistas, odio que me pregunten sobre mis películas, pero estoy muy entusiasmado con esta charla para el Festival de Cine de Mar del Plata”. Así arrancó Walter Hill, uno de los directores más importantes del cine de acción, policial y de aventuras, en su esperada Charla con Maestros de ayer. Y su gesto adusto enseguida dio paso a una entrevista cálida comandada por el programador Pablo Conde, en la que el gran realizador norteamericano se explayó sobre diferentes temas a lo largo de una hora y media.

Comenzaron el diálogo rememorando la infancia y los primeros intereses artísticos del director: “Recuerdo que era un niño que se enfermaba mucho, me pescaba todo lo que andaba dando vueltas. Por eso iba a la escuela de forma intermitente, y al quedarme mucho en casa leía sin parar y escuchaba la radio. Los fines de semana íbamos con mi hermano al cine de barrio, que para mí era un templo de los dioses, una pantalla enorme donde la aventura y el romance se hacían presentes, algo más grande que la vida misma. Yo ya había desarrollado mis inclinaciones: no me gustaba la literatura, ni las películas hechas para niños. En retrospectiva, me doy cuenta de que era muy avanzado para mi edad, me sentía muy maduro”.

La posibilidad de ser parte del mundo del cine era un anhelo impensado. De un momento a otro, las cosas empezarían a darse casi de manera casual: “Llegué al mundo del cine como un foráneo. Era joven, tonto y no tenía un peso. La historia siempre suele ser así. Se dio por una serie de eventos accidentados… Me fue mal en el examen físico para entrar en el ejército. Entonces conseguí un trabajo en una biblioteca como investigador para una filmación que estaban haciendo sobre la Enciclopedia Británica; luego trabajé en la sala de correos de los estudios Universal. Después de un tiempo, se dieron cuenta que era demasiado soñador para estar en una sala de correos. Y me puse a escribir. Muchos se declaran a sí mismos escritores, pero uno no lo es hasta que no puede vivir de eso. Yo siempre supe que quería ser escritor”.

Uno de los atributos del cine de Walter Hill es la capacidad para presentar personajes y la importancia de contar una historia: “Alguien dijo alguna vez que la acción es el personaje. Algunos de nosotros intentamos incluir esto en la esencia de nuestro trabajo. Lo que desvela al cineasta es qué historias elige para contar. Mi mamá era religiosa, y hasta mis 15 años me mandó a la Iglesia y a catequesis los domingos. Me doy cuenta de que muchas de esas historias permanecieron en mí, y me hubiera gustado aprender más, aun cuando no soy un hombre muy religioso. Pero creo que las enseñanzas y las lecciones que pueden traer de esas historias son muy importantes”.

A la hora de señalar sus pasiones y las figuras que lo marcaron, como Akira Kurosawa y Luis Buñuel, se detuvo en las distintas maneras en que la obra de Jorge Luis Borges lo atravesó a lo largo de su vida: “Empecé a leerlo en los años 60, y vuelvo a él una y otra vez. Su genio literario es fundamental para la literatura moderna. Siento que no soy lo suficientemente inteligente para Borges, por eso sigo tratando de descifrarlo: siempre se encuentran capas y formas nuevas de interpretar sus cuentos. Uno de los conceptos más interesantes es aquel que dice que Borges “inventó internet”. Sin duda anticipó que iba a producirse un conocimiento disponible de manera universal y que finalmente todo sería un pasillo de espejos donde se abriera un camino a una verdad más elevada. Debo confesar que prefiero los cuentos que hablan de peleas con cuchillos y navajas en bares, pero sus exploraciones más personales son realmente muy emotivas. No solo es un honor para su país sino que es una figura mundial, un regalo para todos nosotros”.

Por supuesto, además de responder las preguntas del público, en la charla habló de sus películas más prominentes, su trabajo con héroes de acción como Sylvester Stallone, Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger, entre muchos otros, su pasión por el western, sus recientes y futuros proyectos, y varios tópicos más, siempre con su voz profunda, su sonrisa compradora y una evidente comodidad: una verdadera clase magistral, a la que se puede acceder en el canal de YouTube del Festival (youtube.com/MardelPlataFilmFestival), en dos versiones: en idioma original o con traducción simultánea al español.

Desde las doce del mediodía se llevó adelante la sesión de proyecciones de la Competencia En Tránsito – Work in Progress, que presentó doce proyectos audiovisuales de Latinoamérica en proceso de realización, y a la que asistieron 240 personas de todo el mundo, incluyendo países como Alemania, Brasil, Canadá, Chile, República Dominicana, España, Estados Unidos, Francia, Israel, México, Países Bajos, Perú, Polonia, Portugal, Turquía, Uruguay y Venezuela, además de las distintas provincias de nuestro país. El jurado de esta competencia está compuesto por Sandra Gómez (Bogotá, Colombia, 1981), fundadora de la productora y distribuidora Interior XIII e integrante de MUBI Latinoamérica; Zsuzsanna Kiràly (Székelyudvarhely, Rumania, 1985), fundadora de la compañía Flaneur Films e integrante del equipo editorial de Revolver, Zeitschrift für Film; y la productora, performer y directora Montse Triola (Banyoles, España, 1974). La premiación de esta Competencia será anunciada durante la ceremonia de clausura del Festival.

Con un panel de lujo, se presentó el libro El asombro y la audacia. El cine de María Luisa Bemberg, que el Festival editó para acompañar el Homenaje que le brinda a esta enorme directora argentina, tanto en esta edición como desde las proyecciones de sus obras en años anteriores. Julia Kratje y Marcela Visconti, compiladoras del libro, fueron las moderadoras del encuentro, y esta última señaló que esta edición “está organizada a partir de un conjunto muy amplio de voces de amigas, cineastas, escritoras, compañeras, cinéfilas, feministas, investigadoras y críticas que la recuerdan”. Además, describió que en la publicación se exploran “algunas dimensiones de su vida y su trabajo como guionista y directora, sus ideas y su militancia feminista”.

Posteriormente, llegaron las geniales reflexiones de algunas de las figuras que contribuyeron a este libro, comenzando por la formidable Graciela Borges, quien recordó los primeros acercamientos de Bemberg al oficio cinematográfico, como también la manera en que la acompañó hasta su fallecimiento: “Estuve cerca de ella hasta los últimos días de su vida. Es más, llegué a su casa con flores y bombones en el momento en que se estaba muriendo. Por supuesto no subí. Pero yo sabía que para siempre iba a estar en mi corazón. Fue una maestra y una amiga”. Luego tomó la palabra la realizadora y productora Vanessa Ragone, quien recordó los caminos que la cineasta abrió a las mujeres en la industria cinematográfica, y señaló que “el espacio que nos dio María Luisa a más directoras y productoras fue único, y sigue siendo muy vital y necesario. Ella lo pensó en los 90”.

La investigadora María Laura Rosa, por su parte, analizó el impacto de las ideas y la obra de Bemberg en la actualidad, y se refirió a ella como “una mujer con un nivel intelectual fabuloso, y una militante de la que tenemos que estar sumamente orgullosas por el legado que nos ha dejado”. La productora Lita Stantic, quien trabajó junto a Bemberg en cinco de sus largometrajes, recordó el impulso personal que la llevó a romper su sociedad con Alejandro Doria para poder trabajar junto a Bemberg, y describió su experiencia de diez años como “la más interesante, porque nunca trabajé tanto (…) María Luisa me hizo trabajar de una manera intensísima, pero fueron los años más productivos. Y, con el tiempo, todos los que no habían creído en ella tuvieron que decir: ‘Sí, la verdad que María Luisa es una directora muy importante del cine argentino’”. Finalmente, Annamaría Muchnik, presidenta de la fundación y festival La Mujer y el Cine, recordó el difícil contexto en el cual Bemberg se abrió paso con su filmografía: “Hoy es distinto, pero en ese momento había muchas mujeres con ganas, ideales y preparación, y no les daban la posibilidad de dar el paso importante que es plasmar en imágenes lo que pensaban y lo que sentían”.

Tanto el libro como el video del panel ya están disponibles para su acceso en el sitio web del Festival (www.mardelplatafilmfest.com), donde desde hoy hasta el viernes 27 el público también podrá ver De eso no se habla, para seguir disfrutando de la obra y el legado de María Luisa Bemberg.

Otra aproximación interesante al cine de Bemberg (así como a las obras de Anne Charlotte Robertson y Narcisa Hirsch) se produjo en la mesa Preservación cinematográfica: Cine hecho por mujeres, tres casos de estudio, moderada por Pablo Marín, en la que se describieron y analizaron los esfuerzos de preservación realizados sobre la materialidad de las obras de estas tres realizadoras. Paula Félix-Didier, directora del Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken, señaló que la colección de películas y objetos de María Luisa Bemberg depositada en el Museo “es muy compleja, porque incluye una variedad de materiales muy grande. Además han ido llegando en etapas, y durante mucho tiempo”. Describió las características de las colecciones particulares de cada película, y remarcó el trabajo de María del Carmen Vieites, curadora de la institución, que realizó la selección de materiales gráficos para El asombro y la audacia. El cine de María Luisa Bemberg.

Haden Guest, director del Harvard Film Archive (quien presentó dos focos en la pasada edición del Festival), comentó el trabajo que la institución está llevando a cabo con la obra de Anne Charlotte Robertson, una directora “clave para el cine experimental de los Estados Unidos. No solo era una directora radical, sino una pionera en el cine hecho en primera persona”. Además, agregó que “su obra está mayormente hecha en Super 8 y 16mm, y en formatos analógicos de video. Estamos con ese gran proyecto de digitalización”. Finalmente, Tomás Rautenstrauch se refirió al trabajo que realiza junto a Daniela Muttis en la dirección de la Filmoteca Narcisa Hirsch, el archivo para la conservación de las películas de una directora determinante del cine experimental argentino. Rautenstrauch indicó que “el proyecto de Narcisa Hirsch viene pensándose desde hace ya unos diez años. Hubo muchas idas y venidas, se pensaron varias iniciativas para ver cómo la cinematografía de Narcisa sigue y continúa después de su muerte. Fue básicamente Narcisa la que pensó y decidió lo que va a suceder, y nos legó a Daniela Muttis y a mí las riendas de este proyecto”. Agregó además que la Filmoteca incluye no solamente su obra, sino también las películas de otros autores que la directora adquirió. Las/os expositoras/es compartieron algunos de los materiales que están atravesando procesos de preservación, e intercambiaron impresiones sobre la importancia del trabajo realizado para conservar el legado que tiene la obra de cada una de las tres cineastas mencionadas. Como en los casos anteriores, el registro de esta Mesa se puede disfrutar en la página del festival.

Luis Puenzo (presidente del INCAA), Bebe Kamin (cineasta y coordinador de Historias Breves) y Carlos Abbate (rector de la ENERC) llevaron adelante un encuentro que miró tanto hacia el pasado como hacia el futuro: las tres autoridades recordaron el comienzo de Historias Breves como un hito fundacional del Nuevo Cine Argentino, y detallaron los homenajes que tanto el Festival como el mercado Ventana Sur ofrecerán a la serie anual de cortometrajes, así como a la gran renovación generacional que impulsó en el cine nacional. Además, adelantaron la llegada de una nueva sede de la ENERC, que tendrá lugar en la ciudad de Mar del Plata y estará enfocada en la enseñanza de la animación y los efectos digitales. El diálogo recorrió una historia continua de impulso a las nuevas generaciones, que seguirán fortaleciendo a la industria audiovisual argentina.

Posteriormente se produjo un nuevo tributo a Historias Breves, el cual consistió en la reedición de un material imperdible: las entrevistas originales realizadas a Lucrecia Martel, Adrián Caetano, , Cristian Bernard, Andrés Tambornino, Bruno Stagnaro y Ulises Rosell, ganadores de la primera convocatoria de cortometrajes de la serie de películas, que en plena juventud compartieron sus reflexiones, describiendo y analizando sus primeros trabajos audiovisuales en 1995. Estas entrevistas, que no perdieron su frescura y relevancia 25 años después, pueden visualizarse en el canal de YouTube del Festival: youtube.com/mardeplatafilmfest