Noticias

3 preguntas a Ana Elena Tejera

Breve diálogo con la directora de Panquiaco, una de las películas de la Competencia Latinoamericana.
3 preguntas a Ana Elena Tejera

¿Cómo conociste a Cebaldo y cómo surgió la idea de retratar la vuelta a su pueblo?
Cebaldo y yo nos conocimos en Facebook. A través de esa vía comenzamos correspondencias por mail, él en Portugal y yo en Barcelona. Ambos teníamos la misma sensación, ese sentimiento de no pertenecer. Y así fue surgiendo una relación entre nosotros que nos llevó a pensar la película con un conflicto documental en escenarios ficcionados.


¿Qué fue lo que más te interesó de toda la historia de los guna y de los pueblos indígenas panameños en general?
La idea del animismo, esa forma de pensar en que todos los seres tienen su propia alma, es una filosofía que me ha tocado e inspirado profundamente. El animismo está en muchas culturas indígenas en Panamá y me hace pensar en una forma de relacionarnos de escucha y respeto. Entender que todas las almas pueden convivir en armonía siendo diferentes es la mayor lección que me han ofrecido los guna.


¿Qué te planteaste al pensar la película desde lo visual? ¿Por qué decidiste trabajar con diferentes formatos y texturas de la imagen?
Trabajo con las sensaciones que me vienen, y esas sensaciones se presentan con diversas texturas, colores, sonidos. Por eso decidí explorar con diversos formatos y dejar fluir la narración.