Noticias

3 preguntas a Eduardo Crespo

El director de Nosotros nunca moriremos, que participa en la Competencia Internacional del Festival, responde a nuestro cuestionario.
3 preguntas a Eduardo Crespo

¿Por qué quisiste narrar el proceso de un duelo?
Más que el duelo, que venía trabajando desde mi película anterior (y que había sido el resultado de una experiencia más personal), en Nosotros nunca moriremos quería contar una experiencia que tiene que ver con lo colectivo; el clima que se instala en los pueblos cuando aparece un joven muerto. Y me interesaba explorar los vínculos y el amor de una madre, que generosamente puede dejar su dolor de lado para abrazar o brindar algo de afecto del más puro a los demás.


¿Cómo fue la experiencia de coescribir el guion junto a Santiago Loza y Lionel Braverman?
Con Santiago venimos trabajando desde hace mucho tiempo, somos familia ya, y tenemos un diálogo continuo. Acá fue una figura con un trabajo más importante del que se aprecia en el guion, y se metió un poco más de lleno en la producción, acompañándome desde ese lado. Con Lionel es la primera vez que trabajamos juntos, y fue como encontrar a un conocido de toda la vida. Nos entendemos muy bien en la escritura, aunque tenemos gustos bastantes distintos, y también fue un gran aliado en el rodaje desde su rol de asistente de dirección. En eso tuve mucha suerte de que la vida nos haya cruzado.


Tu tercer largometraje también sucede en Entre Ríos. ¿Por qué tus historias rodean ese lugar? ¿Qué te sigue enamorando de ese paisaje para volver con la cámara?
Entre Ríos es una provincia de poetas y escritores de una larga tradición, y de músicos increíbles como Linares Cardozo. Yo crecí escuchando esa música porque era bailarín de folklore y creo que algo de la poesía de esas letras, además de haber descubierto de más grande a Juan L. Ortiz y otrxs escritorxs, fue lo que me impregnó de cierta melancolía, pero con un aire de celebración a la belleza del paisaje y la gente de estos pueblos. Ahora los tiempos cambiaron, y nos sumamos también lxs cineastas para tratar de revelar algo de eso que te sigue enamorando y que quizá no tiene una explicación racional. Es algo más bien misterioso como la muerte de este joven, en el caso de Nosotros nunca moriremos.