Noticias

3 preguntas a Maximiliano Contenti

Dialogamos con el director de Al morir la matinée, que integra la Competencia Latinoamericana.
3 preguntas a Maximiliano Contenti

¿Por qué elegiste que la película tenga lugar adentro de un cine?
Hace años filmando un comercial en esa sala (para el día del cine de Uruguay), mirando alrededor, sentí que había una película de terror ahí. Me gustaba el lado  “glamoroso decadente” de la sala y también lo metafórico de hacer cine dentro de un cine. Me parecía también que centrar todo en una sola locación hacía más viable el proyecto.


¿Qué influencias cinematográficas tuviste a la hora de pensar el diseño y el comportamiento del asesino?
Me inspiré en Michael Myers y Jason Voorhees en lo que tiene que ver con la contundencia y presencia física pesada de los personajes, un tanto sobrehumana, como inmortal. En la parte de la locura siniestra me inspiré en un personaje de Christopher Lloyd de la serie Cuentos asombrosos (1986), en el capítulo “Go to the Head of the Class”, en el que interpreta a un profesor degollado que tortura a sus alumnos. Por otro lado, en el look del asesino, la inspiración vino más de películas slashers populares de los años 90, como Leyenda urbana (1998) y Sé lo que hicieron el verano pasado (1997). Por último, para el vestuario buscamos que tuviese una impronta algo local, combinando elementos de los asesinos clásicos de los giallos italianos: guantes negros de cuero, gabardina y sombrero, pero sin dar un aspecto pulido y solemne, como una gabardina de lluvia vieja y barata, sombrero de visera, un bolso deportivo, etcétera.


¿Cómo fue el proceso de efectos especiales de cada asesinato?
Los efectos especiales fueron realizados 100% de forma práctica y en cámara, no hubo posproducción para esos efectos. El equipo de FX, dirigido por Christian Gruaz, resolvía cada efecto con una técnica particular para el encuadre y la necesidad del momento. Todas las escenas de asesinatos tenían storyboards dibujados, para así poder trabajar con una guía clara de lo que se precisaba. Realizar efectos prácticos es una tarea que cuesta tiempo, y casi siempre tomaban el día completo de rodaje, pero el resultado se aprecia.