Noticias

3 preguntas a Paula Rodríguez Polanco

La directora de Heliconia, parte de la Competencia Estados Alterados, responde a nuestro cuestionario.
3 preguntas a Paula Rodríguez Polanco

La película tiene grandes logros en su fotografía, que se vuelven más meritorios al haberse logrado con los límites impuestos por el formato analógico. ¿Cuánto se puede planear y cuánto se debe entregar al azar cuando se filma en Super 8?
Uno de los aspectos que más me interesan de filmar en Super 8 es la inestabilidad del formato, su carácter incontrolable e imprevisible. Jamás se podrá controlar el Super 8 como se puede hacer con el video o incluso con otros formatos analógicos como el 35mm. Es independiente, volátil. A veces pienso que tiene una vida propia. Y es justamente eso lo que me interesa, su aspecto orgánico. Los límites de los que hablás no son restrictivos para mí. Son formas libres que permiten descubrir nuevas maneras de percibir y crear imágenes. Pienso que se puede ser muy calculador y pragmático en la relación con el formato, pero el resultado siempre va a traer consigo una gran dosis de sorpresa e incertidumbre. Personalmente, trato de cuidar mucho la composición y los colores (soy muy meticulosa con eso), pero soy consciente del lado incontrolable del formato. Ese azar seduce y emociona. Aun siendo directora de fotografía y operadora, mi relación con la imagen es mucho más intuitiva que técnica.


Hay una gran presencia de elementos religiosos, que incluso pareciera extenderse a la composición de algunos planos. ¿Es así? ¿Cuáles fueron tus influencias en ese aspecto?
La religión es una dimensión muy importante que se revela a lo largo de la película. La relación entre lo sagrado y lo profano en Heliconia viene de mi interés por el sincretismo latinoamericano. Mi trabajo de investigación trata la relación entre la iconografía judeocristiana, el paganismo y la violencia en la producción de imágenes en Colombia. Creo que hay mucho de eso en Heliconia, traté de trazar a lo largo de la película un hilo de religiosidad inversa o alterada, una fuerza omnipresente, barroca y sincrética. Quise retomar y sugerir varios aspectos de la tradición judeocristiana en la escenografía, en los cuerpos mismos de los personajes y en la narración. Las influencias fueron varias, desde estructuras de composición recurrentes en pintura clásica hasta alteraciones de textos y de reproducciones iconográficas populares. El rezo en off que dice María es una oración muy popular en el conflicto colombiano, una mezcla de catolicismo y chamanismo, que junto a otros rituales vuelve invisible al que la reza durante el combate. La utilización de imágenes y objetos religiosos, el sacrificio en la gallera, el altar de fritanga, la reescritura del episodio bíblico de Susana y los ancianos en la escena de la bañera constituyen una forma de religiosidad alterada que me interesa mucho y que está directamente relacionada con el barroco latinoamericano.


¿Cómo trabajaste con los tres actores principales el vínculo que debían desarrollar sus personajes para el recorrido que emprenden en la película?
Quise trabajar con actores naturales que tuvieran una relación fuerte con el territorio en el que filmamos. Estos tres jóvenes viven en la región y sus vidas no eran muy diferentes de las de los personajes de Heliconia. La película y el guion cambiaron bastante a partir de nuestros encuentros y de la relación que creamos juntos. El vínculo que tienen los personajes en la película se creó a partir de un trabajo mucho más informal previo al rodaje. Para mí es primordial tener una relación afectiva con todos los miembros del equipo, saber que tenemos una intimidad compartida. Así que el proceso con los actores fue como el de cualquier amistad; aprendimos a conocernos como amigos. Emprender un viaje (en la realidad y en la ficción) los unió. Los personajes y sus vínculos en la película fueron el resultado de esa amistad y de una construcción colectiva. Desde un principio quise que tuvieran la libertad de proponer ideas a partir de su interpretación de los personajes, que luego debatíamos conjuntamente.