Noticias

Lo imperdible - Charlas con Maestros: Andrés Duque

Las Charlas con Maestros de esta edición sumaron la enriquecedora presencia del cineasta venezolano Andrés Duque, que presentó su conferencia De Carelia a la región inexplorada, donde recorrió la cartografía de sus films y reveló los elementos que hacen única a su obra. La charla fue producida en conjunto con el Programa de Cine de la Universidad Torcuato Di Tella, y contó con la moderación de Andrés Di Tella.
Lo imperdible - Charlas con Maestros: Andrés Duque

Al inicio de la charla, el director se refirió a sus presencias anteriores en el Festival: “Mar del Plata siempre ha sido un poco mi hogar. Cuando hice mi primera película, Iván Z, ya había sido invitado por el Festival a mostrarla. Luego, mi posterior película (Paralelo 10, que considero que para aquel entonces era sumamente difícil, no era para un público amplio) fue seleccionada en Mar del Plata, y aparte recibió la primera buena crítica, algo que agradezco un montón (risas). Me dio mucha ilusión y mucho empuje para seguir adelante”.

Inmediatamente después, se refirió a lo que implica arrancar un recorrido en el cine, hasta incorporarlo como una parte fundamental de la vida: “Cuando empezamos a hacer cine, en realidad, no sabemos a dónde vamos. Los chicos pasan por la escuela y no saben muy bien si van a ser directores de cine, guionistas, o si el destino los llevará por otros derroteros. En este sentido, es importante encontrar la manera en la que el cine se convierta en un pilar de salvación, de ayuda, de consulta. Que sea casi la razón por la que vives. Si eso no está, difícilmente vayas a continuar. El cine nos devuelve muchas respuestas a preguntas que nos hacemos”.

En otro pasaje, tras referirse a la influencia de un clásico documental como Nanuk, el esquimal, de Robert Flaherty, Duque habló de un aspecto identificable en su propia filmografía: “Siempre he jugado un poco a incluir elementos en mis películas donde el truco es algo que también forma parte de la construcción de la realidad. ¿Por qué? Porque vivimos en un contexto digital, y porque el cine tiene una doble naturaleza: por un lado, es un registro de lo real; por otro lado, también es construcción, ficción, magia, falsedad. Los dos polos podrían ser los hermanos Lumière y Georges Méliès. Y estamos viviendo en un siglo donde el poder de lo ilusorio tiene cada vez más presencia, y en mi cine, por supuesto, le abro las puertas y no intento construir una verdad desde esos cánones documentales”.

Sobre el final de la charla, Duque volvió sobre Iván Z para señalar el momento fundamental de la aparición de un álbum de figuritas (o cromos) de Las minas del rey Salomón, que pertenece originalmente al clásico de Zulueta, Arrebato, y cuya influencia describió de este modo: “Creo que ha sido un poco el detonante, la razón por la que me he convertido en cineasta. Ese cromo de Iván Zulueta, de la región inexplorada, es el territorio que voy recorriendo, cartografiando y llenando de personajes entre mágicos y muy reales, fascinantes, excéntricos, y que desde luego conforman lo que para mí es el cine”.

Debajo, la charla completa: