Noticias

Competencia Estados Alterados

3 preguntas a Tin Dirdamal

El director de Dark Light Voyage dio detalles de su película, que integra la Competencia Estados Alterados.
3 preguntas a Tin Dirdamal



Formás parte de un grupo artístico con el que te has impuesto una serie de restricciones, como que la película solo pueda verse hasta dos años después de su primera exhibición. ¿Qué te aporta a tu búsqueda este tipo de restricciones?

Hay un principio físico según el cual, si un fluido avanza de forma vertical y el espacio donde transita se vuelve más reducido, el agua o viento adquiere mayor velocidad (si uno aprieta la salida de una manguera de agua, el agua saldrá de forma más veloz). La creatividad es similar a la velocidad del agua. Entre más angosto el espacio donde transita la creatividad, entre más limitaciones restringen a una exploración creativa, esta tomará mayor fuerza. En muchos casos las limitaciones están dadas por el medio ambiente (restricciones políticas, económicas…). Si un ambiente no trae consigo de manera intrínseca estas restricciones, la creación de ellas de manera cautelosa y congruente hace que un espacio restringido florezca de creatividad. 


Has mencionado en otras entrevistas que creés en el cine como un método de exploración y que cuando no te sirva para ello simplemente dejarás de hacer cine. ¿Qué te da el cine en ese sentido que no puede darte otra actividad artística o de cualquier otra índole?
 
Cada vez que termino una nueva película, tengo la esperanza de que sea la última. En ese sentido, soy más cercano a un no-cineasta que a un cineasta. Al mismo tiempo, ninguna de mis películas son obras terminadas, todas son abandonadas. Abandonadas en el momento en que termino determinada exploración. Esta y las demás películas provienen de un amor y un odio al cine, al mismo tiempo. El cine ha sido mi herramienta de trabajo durante los últimos 18 años. Es una herramienta bella y filosa, como un pico para el arado. Uno se puede encariñar con su pico, estar agradecido con él. Pero, si un día uno llegara a perderlo o este se rompiera, ante la llegada de una nueva herramienta quizás jamás volvería a recordar su viejo pico. El pico no es lo importante.


¿Qué esperás que los espectadores se lleven de una experiencia como Dark Light Voyage? 

Un cuchillo, en el caso de que el deseo y la oportunidad de penetrar para indagar en la propia oscuridad se presenten.